Betancour, rey del sol




El colombiano se lleva la París-Niza imponiéndose con autoridad a ciclistas del nivel de Rui Costa

Carlos Betancour (AG2R) se ha proclamado campeón de una París-Niza un tanto descafeinada tanto por el cartel, escaso de grandes figuras, como por el recorrido, sin alta montaña ni contrarreloj. Esto no resto mérito al colombiano, un hombre que se mueve bien en escalada y que no pudo mostrar estas dotes, pero se impuso en llegadas que picaban en alto, aprovechando sus pocas oportunidades de victoria.

Foto: Paris-Nice

La carrera comenzó con tres etapas llanas hechas para sprinters, en las que el liderato lo mantuvo Nacer Bouhanni. En la primera se impuso el velocista francés, en la segunda el holandés Moreno Hofland (Belkin) y en la tercera John Degenkolb (Giant), que lograba el maillot amarillo con esta victoria. Estas etapas no tuvieron mucha historia, y fueron las típicas de “primera semana de Tour”. Tan solo la última, con final en el circuito de velocidad Magny-Cours, tuvo el aliciente de acabar en un recinto de carreras de coches.

A partir de la cuarta etapa llegaron lo que la organización denominó como “mini-clásicas”, jornadas con terrenos rompepiernas pero que no lograría causar grandes diferencias entre los favoritos. En la primera de ellas el último puerto se coronaba a unos 15 kilómetros de meta, donde Slagter (Garmin) y Thomas (Sky) lograron escaparse y hacer un pequeño hueco. La victoria fue para el holandés, pero el británico logró el liderato de la prueba con un escaso margen sobre el hombre del Garmin.

Geraint Thomas mantendría un dos días el amarillo, ya que en la jornada siguiente sería capaz de aguantarlo. Una escapada en el último puerto, a unos 10 kilómetros para meta en la que se colaron Carlos Betancour (AG2R), Bob Jungels (Trek) y Jakob Fugslang (Astana), llegó hasta meta y el colombiano se llevó el triunfo de etapa con un sprint tremendo. Esto le colocaba cerca de los hombres de cabeza en la general, pero aun no se había visto a las dos grandes figuras presentes en ‘La Course au Soleil’, Rui Costa (Lampre) y Vincenzo Nibali (Astana).

En la sexta jornada ambos dieron la cara. Primero fue el italiano, que en el último puerto intentó arrancar en varias ocasiones, probando suerte en el descenso, una de sus grandes especialidades, pero sin lograr hacer hueco. Esto le desfondó para la ascensión final al Muro de Fayence y le hizo perder todas sus opciones de victoria en la general. En esta ocasión, un cúmulo de casualidades dieron el triunfo, de nuevo, a Betancour. Slagter, que arrancó con potencia, tuvo un problema mecánico en el momento de demarrar, a menos de un kilómetro de meta. Esto lo aprovechó Rui Costa, que aceleró, se quedó solo y, cuando parecía que estrenaría el maillot arcoiris, un obús llamado Betancour le adelantó y logró repetir triunfo y hacerse con el maillot amarillo. Mientras tanto, José Joaquín Rojas (Movistar) seguía haciendo un buen papel, manteniéndose en el top-10 y aguantando con los mejores en estas “emboscadas” finales, siendo de esta forma el mejor español en la carrera.

La penúltima etapa era la más larga, con más puertos por ascender pero con el hándicap de que el último se coronaba a 60 kilómetros para meta. Aun así, para finalizar la etapa la carretera picaba hacia arriba durante los dos últimos kilómetros, lo que dio emoción en los instantes finales. Se producían pequeños ataques, balas de fogueo que no lograban causar daño al pelotón, hasta que Thomas quedó involucrado en una caída que le hizo perder más de siete minutos y todas sus opciones de completar un buen papel en la París-Niza. A medio kilómetro para el final arrancó Slagter, con Rui Costa a su rueda. Esta era la última baza del portugués para recortar los 18 segundos que le separaban del líder, Betancour, pero el colombiano cogió rueda al campeón del mundo y no logró hacer hueco. La victoria fue para el holandés, que lograba su segundo triunfo en la carrera de este modo, mientras que Rui Costa era segundo y Betancour tercero, con lo que el luso solo recortaba cuatro segundos al sudamericano.

En la última etapa, con la ascensión al Col d’Ezé, las hostilidades se abrieron en toda regla. Spilak (Katusha) y Frank Schleck (Trek) lo intentaron en esta ascensión, pero fueron cazados por el grupo en el último kilómetro, donde se lanzó el sprint en busca de unas bonificaciones que no desbancarían al colombiano del liderato de la general. Aun así, hubo malas noticias, como la caída de Rui Costa y de Majka en los últimos metros que, al estar dentro de la “zona de seguridad”, no tuvo consecuencias para la general. El triunfo fue para Artur Vichot (FDJ), seguido de José Joaquín Rojas (Movistar) que de esta manera veía como el francés le arrebata una plaza en el podio por tan solo un segundo.


Deja un Comentario