Barguil se doctora en Castedefells




El joven francés, ganador hace un año del Tour del Porvenir, logra su primera gran victoria como profesional en duodécima etapa de la Vuelta.
Warren Barguil, vencedor hoy en la Vuelta. Foto: Petit Brun (CC)

Warren Barguil, vencedor hoy en la Vuelta. Foto: Petit Brun (CC)

Warren Barguil, ciclista bretón del Argos Shimano, logró el primer gran triunfo de su carrera profesional y el primero para su equipo en esta edición de la Vuelta a España. El francés, ganador el año pasado del Tour del Porvenir, atacó en los últimos metros de la etapa con final en Castedefells y fue inalcanzable para el resto de escapados. Barguil es un buen espejo en el que mirarse para Rubén Fernández, murciano que ha ganado el Tour del Porvenir este año y que, si el guión de su trayectoria deportiva fuese como el del francés, el año que viene ganaría una etapa en la Vuelta.

La etapa comenzó con la mala noticia de dos retiradas más, la de Lander (BMC) y el mallorquí Reynés (Lotto). Los primeros kilómetros tampoco fueron muy positivos ya que dos caídas provocaron que Ten Dam (Belkin) y Lastras (Movistar) abandonaran la carrera, este último con una posible fractura de clavícula. Mientras tanto, el Astana no dejaba formarse fugas y quería tener controlada la carrera. Posteriormente hubo varias intentonas de fuga. Una de ellas coronó el primer puerto de la jornada, el Alto de Collet, que ya se subió ayer, con Luis León Sánchez entre los integrantes. Pronto se les neutralizó, y otro grupo de seis ciclistas entre los que destacaban Mollema (Belkin) y Boasson-Hagen (Sky) lo probó.

Después de todo esto ya se habían recorrido 50 kilómetros de etapa y no había salido la fuga buena, algo atípico. Las malas noticias no cesaron y el español David de la Cruz (NetApp) abandonó por problemas de rodilla alrededor del kilómetro 65. Doce kilómetros después, al fin, se formó la escapada que llegaría hasta meta. Estaba formada por 18 hombres, entre los que destacaban los españoles Intxausti (Movistar),Piedra,  Txurruka (Caja Rural), Zandio (Sky), Camaño (NetApp) y Egoi Martínez (Euskaltel), además Mollema, Santaromita (BMC), Scarponi (Lampre), Barguil (Argos), Nocentini (AG2R), Meersman (Omega Pharma) o Kiriyenka (Sky).

Este era un grupo de nivel, con tres ganadores del Tour del Porvenir: Egoi Martínez (2003), Mollema (2007) y Barguil (2012), además de haber corredores muy experimentados. La fuga abrió un hueco de tres minutos y muchos de los escapados estaban interesados en descolgar a Meersman, un sprinter que podía aguar todas sus opciones de victoria en Castedefells. El lugar adecuado era el puerto de primera que había que ascender, el Rat Penat. Scarponi fue el que puso un puntito más en la escalada y se quedó solo, pero un grupo reducido de corredores se quedó a su zaga para cazarle en el descenso.

En el pelotón el que lo probó fue Purito. El catalán lanzó un ataque con su compañero Caruso, al que se unió Roche, pero pronto fueron neutralizados por un pelotón encabezado por los Astaná. En el descenso del puerto, que coronó en solitario Scarponi, sus perseguidores le dieron caza y formaron un pequeño pero interesante grupo que logró llegar a meta. El líder del Lampre estuvo acompañado hasta el final de etapa por Intxausti, Txurruka, Egoi Martínez, Zandio, Mollema, Santaromita, Nocentini, Barguil y Coppel.

El terreno desde el Rat Penat hasta meta era rompepiernas, quebrado, con muchas subidas y bajadas. El grupo se mantuvo unido y el pelotón, pese a distintos intentos con Cannondale, FDJ y Omega Pharma a la cabeza, no pudo darles caza. A falta de 5 kilómetros Intxausti se cayó y no pudo seguir en la fuga, pero llegó a meta delante del pelotón.

Por delante nueve gladiadores peleaban por el triunfo en Castedefells. El primero en probarlo fue Coppel, que se llevó consigo a Egoi pero a falta de 2 kilómetros fueron neutralizados gracias a un gran trabajo de Scarponi. Muchos lo siguieron intentando, como el propio italiano, pero a falta de un kilómetro Barguil lanzó un demarraje que nadie logró alcanzar y se plantó en meta solo, seguido de Nocentini y Mollema.

CLASIFICACIONES

LA ETAPA DE MAÑANA

14_perfil

Mañana comienza el tríptico pirenaico que irá aclarando quien aspira de verdad a vestir el maillot rojo en Madrid. La etapa entre Bagá y el Col de la Gallina, de 155,7 kilómetros, augura fuertes emociones. La ascensión al Port de Envalira, de categoría especial, y el Coll de Ordino y el Alto de la Cornella, ambos de segunda categoría, endurecerán las piernas de un pelotón que afrontará la dura subida final a la Gallina, con inicio a siete kilómetros de meta. Una ascensión ideal para corredores explosivos, descubierta por Purito Rodríguez y donde el año pasado, cuando esta cima debutó en la Vuelta, ya dejó su firma. Un buen día tanto para el catalán como para Valverde, que buscarán picar algo de tiempo a Nibali y Roche.


Deja un Comentario