Serbia 31 – 22 Corea del Sur. “Serbia calienta motores.”




Le costó entrar en el partido a Serbia. Unos primeros minutos llenos de imprecisiones permitieron a Corea llegar con empate a 6 al ecuador de la primera parte. Entonces despertaron los serbios, engrasaron la maquinaria y fueron abriendo brecha en el marcador para tener una segunda mitad muy plácida. El portero Darko Stanic fue el MVP del partido.

Llegó la hora de la verdad y Serbia no decepcionó. Arrancaba el grupo C del mundial con un interesante Serbia – Corea del Sur, que por una vez y sin que sirva de precedente, decidió discurrir de acuerdo a todos los pronósticos. Comenzó el partido con los coreanos moviendo muy rápido el balón de banda a banda, incapaces de encontrar huecos. La férrea línea defensiva  de los balcánicos agobiaba a los asiáticos, que  no daban con la tecla en ataque y se veían obligados a probar suerte con tiros muy forzados.  El marcador se mantuvo igualado los veinte primeros minutos, pero con la sensación latente de que Corea del Sur iba al límite mientras que Serbia tenía aún mucho margen de mejora.

Darko Stanic MVP del partido. Foto: Somosolimpicos.

Ahí empezó el recital de Stanic. Veinte minutos mágicos (final de la primera mitad y comienzo de la segunda), en la que el cancerbero se convirtió en un muro infranqueable. Especialmente meritoria una doble parada a un lanzamiento desde los siete metros y al posterior rebote recogido por Park Chang Young, que puso en pie a la grada, y enloqueció a la afición Serbia.

La nota triste del encuentro fue la lesión del portero Kang Il Koo, que tuvo que ser retirado en camilla tras recibir un fuerte pelotazo en la cabeza. Varapalo que pareció acusar el resto del equipo, y es que Corea se convirtió en un títere en manos de la selección serbia,  que manejó los tiempos a su antojo, se permitió dar minutos a los menos habituales y se dejó llevar ampliando su ventaja hasta el 31 – 22 definitivo.

El conjunto asiático, muy flojo en ataque durante todo el partido confió toda la labor ofensiva al pívot Junggeu Park, muy activo en la primera mitad pero que se desfondo en su lucha con la defensa balcánica. Los goles de Kim Dongcheol y Eom Hyowon maquillaron el resultado en la recta final del encuentro.

Mucho mejor los serbios en la segunda parte. Quizá Corea del Sur no sea el rival adecuado para juzgar sus posibilidades, pero  a Serbia se le adivinan hechuras de equipo grande; controló el partido en todo momento, no sufrió con el marcador igualado y dio descanso a sus mejores jugadores durante los últimos minutos.

ESTADÍSTICAS

Máximo goleador: Momir Ilic (SER): 7 goles

MVP: Darko Stanic (SER): 12 paradas

Árbitros: Jaroslav Ondogrecula, Michal Badura


Deja un Comentario