Rusia 27-28 Eslovenia: “Eslovenia hace historia y estará en semifinales”




Los eslovenos celebrando la victoria. Foto handballspain2013.com (Alex Caparros)

Los eslovenos celebrando la victoria. Foto handballspain2013.com (Alex Caparros)

Eslovenia y Rusia se citaban en Barcelona, en un duelo a cara de perro, por convertirse en el mejor outsider del mundial 2013. Dos equipos jóvenes, con mucho talento y con estilos de juego bien distintos que venían de realizar un gran torneo y que buscaban conseguir el acceso para competir hasta el último día, en el olimpo de las medallas.

La 6-0 eslovena frente a la 5-1 rusa, Igropulo frente a Dolenec, Chipurin contra Gaber y la lucha de direcciones entre Atman y Zorman. La baja eso sí de Gajic uno de los mejores del conjunto esloveno. Todo un partidazo con premio especial para el ganador de 60 minutos que marcarían la diferencia entre un gran torneo o un torneo de otra galaxia para el equipo vencedor. El torneo de otra galaxia lo realizará Eslovenia tras su gran victoria por 28-27 ante un Rusia muy marcada por las ausencias antes y durante el partido.

El partido se inició con una doble exclusión rusa en el primer ataque esloveno, demostrando así que Rusia iba a jugar al límite desde el principio. Sorprendía ver que Igropulo no era de la partida y se sentaba en el extremo del banquillo con chándal largo. Aún con todo y eso al minuto 5 el resultado era de empate a 2 y la sensación era que Rusia estaba más metida en el encuentro y con menos nervios que Eslovenia. Poco tardaban en reflejarse todos estos condicionantes en el marcador y una consecución de errores en el ataque esloveno eran aprovechados por Rusia para conseguir un parcial de 3-0 en dos minutos y poner el 5-2. Eslovenia solo anotaba desde los 7 metros y Rusia corría siempre que podía merced a la gran labor defensiva de Dibirov y cuando no era así, un extraordinario Atman en la dirección de ataque generaba lanzamientos sencillos para sus compañeros.

Los minutos corrían y nada cambiaba hasta llegar al minuto 13 cuando Denic el seleccionador esloveno paraba el partido con un tiempo muerto, con un 8-4 en el marcador y lo peor de todo un equipo nerviosísimo en la pista, al que le estaba pesando en exceso el jugar unos cuartos de final. El tiempo hizó un mínimo efecto en los eslovenos que consiguieron acortar las distancias hasta el 10-8 en el minuto 17 obligando a Kuleshov a responder con otro tiempo muerto, dejando claro que no quería dejar escapar la ventaja e intentar tener así el partido controlado. Ni por esas lo conseguía, la desesperación aparecía en Rusia y como ya había sucedido en anteriores encuentros de este campeonato la dirección de Atman se había diluido, hasta el punto de llegar el empate a 11 en el minuto 22 e incluso verse obligados a cambiar al propio Atman.

Justo en ese instante se produjo una doble exclusión favorable a Rusia y apareció el portero suplente esloveno Prost para que Rusia no se fuera en el marcador y mantener la igualada a 12 con dos grandes acciones ante Dibirov. Las tornas se cambiaban pocos minutos después y era Rusia quien acababa con uno menos por 2 minutos sobre Chipurin que los eslovenos aprovechaban para culminar la remontada y llegar al descanso con el tanteador de 13-14.

La primera parte se podía dividir en dos partes de 15 minutos bien diferenciados, los primeros dominados por Rusia y un final de primera parte tremendo de Eslovenia con remontada incluida, que les mandaba a los vestuarios con un gol de renta. Sin duda todo quedaba por decidir para los segundos 30 minutos.

Los más destacados de esta primera mitad ZviZej con 4 goles y Prost con grandes paradas, por Eslovenia y Atman por sus dotes de mando y sus asistencias en los primeros 15 minutos de partido.

La segunda parte comenzaba con pocos cambios tácticos, únicamente la salida de Levshin en la portería rusa que desde luego se mostraba más entonado que Bogdanov. El partido entraba en unos minutos de transición donde ambos equipos anotaban merced al acierto desde los 9 metros de Shelmenko para los rusos y la velocidad del juego en equipo esloveno. Los ataques se imponían a las defensas y todo parecía indicar que el primer equipo capaz de secar un par de ataques contrarios conseguiría abrir brecha en el marcador.

Entonces sucedió una de las claves del partido, Gorbok realizaba una acción francamente violenta en una defensa desmedida y veía la roja directa con acierto arbitral desde nuestro punto de vista. Las bajas de Igropulo y ahora Gorbok parecían un gran lastre para el conjunto ruso. Y Eslovenia oliendo la sangre apretaba el acelerador para poner el 21-18 en el marcador y obligar a Kuleshov a detener el encuentro para intentar una reacción de su equipo en los 18 minutos que restaban.

Eslovenia llegó a a conseguir la máxima diferencia en la reanudación, llegando al 23-18 que unido a una nueva expulsión, en este caso de Chipurin, ya parecía la sentencia, pero el amor propio de los soviéticos y la calidad individual una vez más de Atman y del grandioso Dibirov ponían el 23-21 en a penas minuto y medio con un parcial de 3-0 que obligaba a Denic a detener el partido e intentar calmar a sus jugadores. Sobresalía la actuación de Dibirov que por enésima vez se echaba el equipo a sus espaldas y Rusia en un gran esfuerzo, apretando desde su defensa y aprovechando los nervios eslovenos, lograba ponerse 25-24, a tan solo un gol, a falta de 8 minutos. Pero entonces se produjo una doble exclusión que se presuponía como la sentencia favorable a Eslovenia, pero lejos de ello Rusia aguantó y consiguió entrar en los últimos 4 minutos con 25-26 y balón para los rusos. Una de estas exclusiones fue para Evdokimov que también fue expulsado por ser la tercera exclusión, una situación que dejaba muy tocada a Rusia. Los eslovenos vieron la posibilidad de conseguir un hito para su balonmano y no se achicaron por medi0 del MVP del partido Zorman ponían el 25-27 en el marcador a falta de 2:47 para el final. Pero Rusia no se amilanó y por medio de Dibirov el mejor ruso apretaba el luminoso y ponía la distancia en tan sólo un gol. El gol ruso fue desde los 7 metros un penalti que además vino acompañado de la exclusión de Dolenec. Minuto y medio para el final y todo por decidir. Eslovenia tenía el balón y un jugador menos y consiguió alargar la jugada hasta que a falta de 30 segundos para el final con un gol de Marguc que desató la locura eslovena, Shelemenko no quería dejar morir esto y en una rápida transición anotaba el definitivo 27-28, pero no quedaba tiempo para más y los eslovenos tanto en el campo como los esparcidos por el pabellón celebraban este hito del balonmano esloveno que estará en las semifinales del Mundial por primera vez en su historia.

Una semifinal marcada por la irregularidad de ambos equipos que se han mostrado inconstantes durante los 60 minutos y también marcada por la labor arbitral ya que desde el primer minuto han sido muy rigurosos pitando casi todo y eso penalizó a Rusia que acabó con 3 expulsados, Gorbok ha sido bien expulsado por realizar una tontería pero las otras dos exclusiones han sido por llegar a la tercera exclusión que si el arbitraje no hubiera sido así, no hubieran llegado. Pero el partido ha transcurrido de esta manera y los eslovenos disputarán el viernes la primera semifinal de su historia con toda la ilusión del mundo de seguir haciendo historia.

MVP: Uros Zorman

Máximo goleador: Dibirov y Shelmenko (6)

El dato: Las 3 exclusiones para Rusia que unida a la baja de Igropulo ha sido una losa

La clave: La reacción eslovena tras el mal inicio y  la cantidad de sanciones que ha recibido Rusia por su juego duro .


1 Comentario

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] partir como titular, pero Prost ha dado auténticas exhibiciones en los partidos de grupos y en el reciente partido de cuartos frente a los rusos. Una defensa solvente, aunque quizá no muy intensa es sin duda la principal debilidad de los [...]

    Deja un Comentario