Resumen de la 4ª jornada del grupo C. “Tarde no apta para cardíacos”




Pocas veces tres partidos de un grupo tardan tanto en resolverse y nos brindan finales tan vistosos y espectaculares como los acontecidos hoy en el Príncipe Felipe. La fase de grupos llega a su fin y a estas alturas nadie regala nada. El grupo C llega a la última jornada con las espadas en todo lo alto.

Eslovenia  27 – 26 Bielorrusia. “Un equipo de segundas partes”

Bielorrusia roza la victoria en un partido que se le escapó en el último minuto. Eslovenia lo vuelve a bordar en una gran segunda parte y se lleva dos puntos de oro. La exclusión de Rutenka un lastre demasiado grande para Bielorrusia.

Bielorrusia y Eslovenia saltan a la pista del Príncipe Felipe. Foto: Somosolimipicos

Bielorrusia y Eslovenia saltan a la pista del Príncipe Felipe. Foto: Somosolimipicos

El que se suponía iba a ser el duelo que decidiera la tercera y cuarta plaza se transformó en una oportunidad de alcanzar cotas más altas. Un inicio titubeante, plagado de errores de bulto reflejo fielmente la ansiedad de dos equipos poco acostumbrados a luchar por puestos de privilegio.

Eslovenia fue el que más acuso la presión. Conscientes de la oportunidad que se les presentaba, eran incapaces de conectar con sus hombres más peligrosos en ataque (Gajic y Dolenec), chocando una y otra vez con una sólida defensa bielorrusa. Un inspirado Siarhei Rutenka (7 goles en la primera mitad), bien secundado hoy por Shylovich y Tsitou en el interior, ponía cinco arriba a Bielorrusia al descanso.

Sin embargo y al igual que ocurriera en su duelo frente a Polonia, Eslovenia fue otra en los segunda mitad. Un parcial de 5 – 1 servía para recuperar las buenas sensaciones y meter de lleno a los eslovenos en un partido que se había puesto muy cuesta arriba. Tras unos minutos de desconcierto, el tiempo muerto pareció serenar a los pupilos de Vladimir Zhuk y asistimos a un mini partido de veinte minutos con todo por decidir.

Los dos últimos minutos fueron de infarto. Con Eslovenia en inferioridad numérica, un golazo de Zorman (desaparecido durante todo el encuentro) ponía el empate en el marcador a falta de dos minutos. La siguiente jugada cambio el rumbo del partido. Un ataque mal planteado y la exclusión de Rutenka dejaban a Bielorrusia sin su jugador franquicia y con un lanzamiento de siete metros en contra. No falló Gajic, y defendió a muerte Eslovenia para conseguir una victoria que sabe a gloria.

 Arabia Saudí 24 – 22 Corea del Sur.”Corea del Sur consuma el ridículo”

Espantosa segunda parte de los coreanos. Arabia Saudí logra una victoria histórica y llega a la última jornada con posibilidades de clasificarse. Manaf Alsaeed, otra vez decisivo bajo palos.

Era el partido menos atractivo de la tarde y desde el primer minuto se vio porque ambas selecciones aún no habían logrado inaugurar su casillero. Con escasas soluciones ofensivas,  el contraataque fue el mejor recurso de dos equipos muy limitados. El pobre bagaje desde los siete metros (1/4 entre los dos equipos), es una muestra más de los problemas que arrastran en ataque ambas selecciones.

Corea llegó dos arriba al descanso y desapareció en la segunda mitad. Arabia empezó a sentirse superior y aprovechó los despistes de los coreanos para voltear el marcador y llevar la iniciativa del partido. Ni con el agua al cuello reaccionaron los otrora campeones de Asia que han sido la decepción de este grupo C y muy probablemente se marcharán de la capital aragonesa sin conocer la victoria. Una hipotética victoria ante Bielorrusia metería a Arabia Saudí en octavos por primera vez en su historia.

Polonia 25 – 24 Serbia. “El triunfo de la fe”

Polonia gana en el último segundo tras una segunda parte en el que mostró su mejor versión. Los serbios pagaron muy cara la ferocidad de su defensa y sufrieron exclusiones en momentos clave del encuentro. Szmal y Stanic protagonizaron un espectacular duelo en la portería. Serbia echó de menos a Ilic, que tras un comienzo arrollador jugó una discreta segunda parte.


Deja un Comentario