Partido trampa superado con solvencia




España venció por cuatro tantos a los coreanos pero los de Valero Rivera sufrieron varias "pájaras" a lo largo del encuentro

Eran las 10:30h en España, una hora menos en las islas británicas, cuando los pupilos de Valero Rivero se disponían a lograr la segunda victoria de este torneo olímpico ante una selección aparentemente sencilla pero que es muy peligrosa si te relajas tan solo un instantes. Tal vez fuese la hora o que el rival parecía más que asequible, pero los españoles estuvieron dormidos durante los primeros minutos de juego, en los que el único que se salvó fue el guardameta Arpad Sterbik. Poco a poco empezó España a despertar de su letargo y a coger distancia en el marcador gracias a la velocidad imprimida al movimiento del balón.

Faltando unos 10 minutos para el descanso y con cuatro goles de distancia los nuestros se relajaron y los coreanos se colocaron a tan solo un tanto de los españoles en el marcador, lo que obligó a Valero Rivero a pedir tiempo muerto. Un par de minutos tardó España en volver a coger el ritmo y retomar la ventaja anterior, pero una exclusión de los nuestros y una buena racha de los coreanos apretaron el marcador y Sterbik, con una gran intervención, impidió que el partido se fuese al descanso con empate.

La segunda mitad comenzó con superioridad española, ya que los coreanos recuperaron a uno de sus excluidos al minuto de juego.  Los hombres de Valero Rivera aumentaron la intensidad en defensa, lo que complicó el ataque coreano. En ataque, los nuestros movieron con velocidad el balón en la línea de 9 metros hasta encontrar el espacio para el disparo o para asistir a los extremos o, en especial, a Julen Aguinagalde. Todo esto hizo que España se fuese hasta los 4 goles de ventaja. El partido siguió con la misma tónica durante los minutos siguientes, en los que España amplió un poco más la diferencia, en concreto en un gol más.

Llegado el ecuador de la segunda mitad los coreanos sufrieron la exclusión de su mejor jugador, Eom, y los de Valero Rivera lo aprovecharon para situar la diferencia en 7 goles, aunque una inferioridad provocada por la exclusión de Maqueda devolvió la ventaja a 5 goles para los nuestros. Una exclusión de Lim, que supuso su tercera infracción de este tipo, le expulsó del partido y esta situación la aprovecharon los españoles para aumentar la ventaja a los 8 tantos. Con esta distancia los nuestros se relajaron y se colocaron a 3 goles a pesar de la inferioridad numérica de los coreanos a falta de minuto y medio, lo que obligó a Rivera a pedir tiempo muerto. Finalmente, con un contraataque de Maqueda finalizó el partido con un marcador de 33-29

ESPAÑA: Sterbik (p), Gurbindo, Rocas (3), Maqueda (5), Tomás (3), Entrerríos (1), Aguirrezabalaga (1), Sarmiento (4), Aguinagalde (4), Ugalde (6), Cañellas (3, 1p.), Morros (1), Guardiola (2), Hombrados (p.s.)

COREA: Park C (p), Jeong YK (4), Park K, Jung, Park J (3), Lim, Lee JW (8, 4p.), Yu, Jeong H (3), Paek (1), Ko, Eom (7), Yoon (3), Lee C(p.s)

Parciales:2-2, 5-3, 9-5, 11-10, 14-11, 16-14, 19-15, 22-18, 25-20, 28-22, 30-25, 33-29

Árbitros: Nordin Lazaar (FRA) y Laurent Reveret (FRA). Excluyeron, por parte de Corea a Lim (3),Park J, Yoon, Lee W, Eom y Jung y por parte de España a Gurbindo, Ugalde, Cañellas y Maqueda. 


Deja un Comentario