Los pequeños detalles dejan a los Hispanos sin Final (30-27)




La selección española de balonmano luchará este domingo por una medalla pero no será por la de oro si no por la de bronce. Los Hispanos cayeron por 30-27 en uno de sus mejores partidos en este Europeo de Dinamarca. Un malísimo arranque, la mala gestión de las superioridades, las numerosas pérdidas en momentos decisivos, la debilidad para defender a los galos Porte y Abalo y la mejor actuación de la portería francesa fueron las claves del triunfo francés que deja a los de Cadenas sin la final y sin la posibilidad de conseguir su primer título europeo. En los Hispanos hay que destacar un nombre por encima del resto, Joan Cañellas, que cuajó un auténtico partidazo y que no será MVP porque España no estará en la final ya que su torneo ha sido superlativo.

Abalo lanza ante la oposición de Cañellas. Foto: http://den2014.ehf-euro.com/

Abalo lanza ante la oposición de Cañellas. Foto: http://den2014.ehf-euro.com/

Cuando pensamos en el partido vivido hoy entre Francia y España, nos damos cuenta que la mayoría de la culpa de todo lo que ha ocurrido en el partido de hoy es del equipo español. El partido tuvo una fase inicial donde España parecía aún estar en vestuarios, más tarde se vivió esa épica remontada donde los Hispanos volvieron a ser los de hace un año. En el arranque de la 2ª mitad de nuevo otro pequeño bajón español permitía reducir la diferencia y que en el intercambio de golpes estuviera siempre Francia por encima por culpa de los múltiples errores y fallos españoles cuando tenían balones para ponerse por delante y en la fase decisiva de nuevo, los errores españoles decantaron la balanza del partido.

De la victoria francesa, no sólo tienen culpa los pequeños detalles y los pequeños errores cometidos por los Hispanos si no también 3 hombres que defendían la bandera tricolor, Dumoulin, Porte y Abalo. El meta Dumoulin tuvo una brillante actuación durante la 2ª mitad con un 49% de efectividad bajo palos, con paradas de mucho mérito y en momentos muy importantes como las realizadas a Valero Rivera y a Maqueda que han servido para que los galos aumentaran su ventaja de forma definitiva cuando el partido estaba en tan sólo 1 gol de diferencia. Valentin Porte y Luc Abalo se han convertido hoy en las piezas fundamentales del ataque francés con 7 y 8 tantos respectivamente. Ante la ausencia ofensiva de un Nikola Karabatic muy controlado por la defensa española, esta pareja de zurdos han sido un quebradero de cabeza para los nuestros.

La semifinal arrancaba con una España irreconocible. Los de Cadenas comenzaron moviendo bien el balón y encontrando opciones de tiro pero tras estrellarse en los primeros compases del partido ante el meta Omeyer se fueron diluyendo como un azucarillo. La pérdidas en ataque se sucedían, nadie se atrevía a tirar del carro en ataque y la portería cada vez se hacía más pequeña. Estos problemas en ataque trajeron nervios a la defensa española que tampoco estaba a su mejor nivel. Las pérdidas permitían goles rápidos y la diferencia en el marcador no paraba de crecer.

Francia parecía comerse a los Hispanos, el marcador llegó a marcar 5 goles de diferencia en varios momentos, el último en el minuto 19 con el 11-6. Momento donde estaba comenzando la reacción hispana. Pese a seguir acumulando pequeños errores en ataque sobre todo en los lanzamientos, la defensa española se estaba ajustando y sobre todo la intensidad de los Hispanos iba en aumento, hasta el ya comentado 11-6. En ese momento los Hispanos vivieron sus mejores momentos en este Europeo liderados por un excelso Joan Cañellas. Los Hispanos iban a endosar en los 10 minutos que quedaban de primera parte un 1-8 de parcial a Francia con la participación en forma de gol o de asistencia en 7 de ellos de Cañellas. La defensa española iba a propiciar que los españoles pudieran correr y disfrutar del juego que a ellos les gusta. Además Sierra tuvo alguna que otra intervención de mérito en estos compases del partido que también ayudaron a la sequía francesa.

Los españoles se lamentan por la derrota Foto: http://den2014.ehf-euro.com/

Los españoles se lamentan por la derrota Foto: http://den2014.ehf-euro.com/

El partido había cambiado por completo, del 11-6 se había pasado al 12-14 con el que se llegó al descanso. España estaba por delante y parecía superior a una Francia que en cuanto había apretado en defensa España desapareció. La reacción española duró 2 minutos de la reanudación, justo  el tiempo que tardó en aparecer otra caraja española. De nuevo se apagaron las luces en ataque y esto provocó nuevas pérdidas y la posibilidad de que Francia pudiera correr y tener ataques más fáciles. La pájara española se tradujo en un 5-0 de parcial que volvía a poner por delante a Francia (18-16). Un dominio en el marcador que no dejaría ya en lo que restaba de partido. Tras este parcial y cuando ya lo consiguió romper España gracias a un gol, cómo no, de Cañellas, se iba a vivir uno de esos momentos que deciden un partido. España tuvo con 18-17 una doble superioridad que acabó como “el rosario de la aurora”. España no consiguió anotar en ninguno de sus dos ataques ante 4 defensores, además en el único ataque que hicieron los franceses con dos jugadores menos, la defensa española permitió un nuevo paseo militar de Abalo que partiendo de la zona derecha anotaba ante la pasividad española. Las cosas se complicaron aún más cuando tras el 2º ataque español con dos más, Joan Cañellas iba a recibir una exclusión. Una nueva superioridad mal gestionada por España y no fue la primera, ni la última. Cuando los dos equipos volvieron a tener a todos sus efectivos el parcial desde la primera de las dos exclusiones francesas era de 2-0 a favor de los galos.

Pese a seguir teniendo momentos de cortocircuitos, los Hispanos volvieron a entrar en el partido y al pasar el ecuador de esta segunda mitad, volvían las tablas al marcador 21-21. Con el empate en el marcador comenzaron un intercambio de goles que duró hasta la ruptura definitiva del partido en los últimos minutos del mismo. Siempre la iniciativa en este intercambio de golpes era para Francia y por mucho que España dispuso de varios balones para coger esta delantera en el marcador, siempre por pequeños errores y por pequeños detalles no lo conseguían. Se estaba entrando en los momentos calientes del partido y ahí volvieron las dudas a los jugadores españoles. El primer momento tenso se vivió a 6 minutos para el final cuando al ataque español le costaba tomar buenas decisiones y cuando dos goles, uno de Karabatic y otro de Porte, despegaban por dos a nuestros vecinos del norte. Tan sólo Víctor Tomás y desde los 7 metros podía recortar ventaja. El brazo se agarrotaba y eran los momentos tensos donde nadie quería jugarse las pelotas calientes. Esta situación y un gran Dumoulin volvió a crear un cortocircuito en el ataque español. Sequía que aprovechó Luc Abalo para sentenciar el partido. Dos goles suyos ponían a Francia a con 3 goles de ventaja con tan sólo 1 minuto y medio por disputarse. Aún en esta situación límite, los Hispanos volvieron a dispararse en el pie haciendo que se esfumaran las remotas posibilidades. Tras un gol de Cañellas, España robo un balón a falta de un minuto para ponerse a tan sólo un gol, pero Víctor Tomás dio un mal pase que acabó en manos francesas y que evaporaba toda opción posible de remontada épica. Al final un gol más de Abalo cerraría el partido y pondría el definitivo 30-27.

Una vez más Francia se imponía a España en un cruce de un gran campeonato. Quizá este 30-27 haga justicia a lo visto durante todo el Europeo, pero hoy el partido termina con la sensación que si España hubiera aprovechado esos pequeños detalles, hubiera ganado con facilidad el partido. Ahora lo único que toca es mirar hacia adelante y concentrarse en la lucha por el bronce, el domingo a las 15:00 y contra Croacia. Seguro que los Hispanos se quieren sacar la espina de esta semifinal dentro de 48 horas colgándose una medalla al cuello y vengándose de la lucha por el bronce del último europeo


Deja un Comentario