España 35-19 Dinamarca: “Los Hispanos se ponen la segunda estrella por la vía rápida”




Los Hispanos celebrando el triunfo. Foto handballspain2013.com

Los Hispanos celebrando el triunfo. Foto handballspain2013.com

Hoy era el día, hoy España jugaba su final ante el mejor equipo del torneo hasta ese momento Dinamarca. Dos constelaciones de estrellas se enfrentaban en el 40×20 del Sant Jordi. El ambiente era inmejorable, 17.000 personas abarrotaban el Sant Jordi y animaban a sus equipos. Todo estaba de cara, era nuestro Mundial, eran los Hispanos y esto era Hispania. Y así fue en un prodigiosa primera mitad en la que rozaron la excelencia del balonmano. Los Aguinagalde, Antonio García, Enterríos, Cañellas, Valero, Sterbik y compañia hiceron el mejor balonmano que se les recordaba para llegar a la gloria mundial y llevar al éxtasis al Palau Sant Jordi y a toda España.

Muchos interrogantes se planteaban antes del partido ¿Qué portero sería mejor?, ¿Respondería la segunda unidad española? ¿Podría la defensa española parar el vendaval danés? Las respuestas se vieron durante los 60 minutos de la gran final. Todos cayeron de lado español, el mejor portero del partido fue Don Arpad Sterbik. La segunda unidad española respondió a las mil maravillas y los hispanos tocaron la gloria. Sterbik realizó un partido superlativo, excelso, inmejorable, demostrando que es el mejor del Mundo. Cañellas estaba realizando el partido de su vida. Maqueda se volvía loco y volvía loca a la grada. Alberto Entrerríos se iba a despedir de la selección como se merecía siendo campeón del Mundo.

Comenzaba el partido con una España fulgurante. Dinamarca no encontraba el ritmo en ataque y perdía muchos balones y España corría y anotaba por ellos. Wilbek tuvo que pedir el primer tiempo muerto del partido al minuto 4 porque los Hispanos ya estaban 3-0 arriba. Tras el tiempo muerto se produjo una reacción danesa. Pero Antonio García comenzaba espectacular y de este modo mantenía a España por delante al minuto 7 4-3. La máquina danesa engrasaba en defensa y se metían en el partido. Pero los Hispanos iban a por todas y se mantenían durante todo este comienzo arriba en el marcador para llega al minuto 1o con 6-4. Joan Cañellas era otro que aparecía y mantenía a España por esa ventaja.

Cambio Dinamarca en la portería entró Green por Landin y paró la primera contra, pero no podría hacer más por culpa del vendaval Hispano. España aún así seguía por delante en el marcador. Pese a ir con uno menos por la exclusión de Antonio García. España seguía a tope y Sterbik aparecía. Los hispanos estaban siempre por encima en el marcador.  A los daneses se les encogía el brazo ante Sterbik. De este modo se llegaba al ecuador de la primera parte con 8-6 a favor de España. La defensa española estaba a tope no dejando ningún ataque fácil. Apareció también un enormeValero Rivera Folch, que ha jugado el Mundial de su vida. Dinamarca no podía atacar ni sabía como. España se estaba yendo en el marcador y se estaba yendo camino hacia el oro. La diferencia aumentaba exponencialmente, cuatro, cinco goles a favor de España y lo volvía  a parar con un tiempo muerto Wilbek. Pese a romper con acciones aisladas la creciente diferencia, Dinamarca no estaba en el partido y no había acudido a la final.

Dinamarca no sabía ya que hacer volvía a cambiar en la portería, rotaba a los jugadores de la primera línea, pero nada podía para a estos Hispanos que irían minuto a minuto paso a paso enloqueciendo y arrasando apoyados por un enorme Palau Sant Jordi que les llevó en volandas. El vendaval español continuaba y lka diferencia crecía en el marcador cuando no era por un inspiradísimo Valero Rivera, era por un enorme Aguinagalde o por un brillante Cañellas, así se llegó al descanso con 18-10 en el marcador. Una aplastante victoria parcial que recordaba a la gesta de 2005. España era la mejor España del campeonato y Dinamarca era una sombra de la gran Dinamarca de este Mundial.  Así desde el primer minuto España estaba or delante en el marcador como lo estaría durante todo el partido.

La reanudación sirvió para que el delirio local siguiera y la diferencia creciera. Dinamarca seguía estando muy fallona, Eggert y Lindberg dos puñales durante todo el Mundial mandaban balones muy largos fuera ante la efigie del Dios Sterbik. “El embajador” Maqueda metía 3 goles seguidos para volver loca a la peña más ruidosa de todo el mundial el “Frente Quero” que desde su pueblo natal le han seguido allá por donde iba la Roja. Seguía la fiesta en la grada pero también en el campo con un recital de paradas de todos los tipos, clase y condición por parte de Don Arpad Sterbik. Landin era una sombra del gran Landin de otros días. La diferencia seguía creciendo y la celebración era total. Valero Rivera daba minutos a todos los jugadores para que disfrutaran de este final y así se terminaba el mejor partido de la selección española de balonmano en su historia. Con un aplastante 35-19 que destaba la locura hispana y dejaba tristeza en los daneses.

La fiesta continuaba y tras el protocolario acto de entrega de medallas, los jugadores ya con un Sant Jordi vacío han podido celebrar el triunfo y Jorge Maqueda cumplir su promesa de dar una vuelta al Palau en calzoncillos.


1 Comentario

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] repleto y bullicioso pabellón Boris Trajkovski de Skopje (Macedonia) recibía a los recientes campeones del Mundo, los Hispanos. La selección española iba a enfrentarse a Macedonia en un doble duelo que [...]

    Deja un Comentario