España 34-20 Portugal: Primera prueba superada




Se concentraba la selección española de balonmano en Sevilla para iniciar su camino al próximo europeo. Caras nuevas y una selección renovada se daba cita en el Palacio de los deportes de San Pablo para enfrentarse a uyna selección portuguesa que, a priori, no iba a ser un duro rival.

Foto: www.marca.com

Cominzaba el partido con el pabellón lleno y un inicio dubitatibo ya que, dos fallos de Víctor Tomás y dos perdidas portuguesas mantenían el resultado a 0. La defensa en 5-1 de los portugueses creaba muchos problemas a la hora de hilar los ataques españoles. Además, hay que sumarle que el portero de los visitantes estaba muy acertado. Aun así, España dominaba en el marcador por 3-1 Min 5.

El partido continuaba con los portugueses muy erráticos en ataque. La defensa en 6-0 española era demasiado para los visitantes que no lograban cerrar dos ataques consecutivos. Pero estos errores, en parte, eran subsanados por el portero Hugo Costa, el jugador más destacado en los primeros diez minutos de partido. A esto se le sumaba una exclusión para los lusos que provocaba la primera renta grande en el partido para España 6-4.

Con el transcurso del partido, la historia se repetía en cada área jugada trás jugada. En el lado español, la defensa local inutilizaba el ataque luso y, era a cuenta gotas, cuando el equipo portugués lograba anotar en la portería de Sterbik. Por su lado, en el lado luso, los goles iban cayendo pero no con tanta facilidad. Las pérdidas en el ataque de los visitantes servía para que los de Valero Rivera fuese cogiendo renta en el marcador a pesar del buen partido del portero visitante, Hugo Costa. Min 20  9-4.

Durante estos minutos, Valero Rivera fue introduciendo los numerosos cambios a los que ya nos tiene habituados. Esto daba un aire fresco a la selección española que, con un activo Alberto Entrerríos y un efectivo Albert Rocas iban, poco a poco, sentenciando el partido.

A pesar de la renta española, los portugueses algo más pacientes en ataque conseguían aumentar el numero de su casillero con jugadas mucho más trabajadas. Pero nada podían hacer ante la efectividad y defensa española que, al descanso, tenían el partido prácticamente sentenciado 16-9.

En la reanudación el panorama no iba a cambiar nada. Ambos equipos presentaban las mismas credenciales que en la primera mitad. Eso sí, España viendo como estaba el partido, empezó a relajarse en la medida de lo posible. Esto provocaba un mayor número de pérdidas en ataque que los lusos no sabían aprovechar. Min 42 23-13.

Al igual que en la primera parte, Valero Rivera comenzó con su recital de cambios. Unos cambios que no bajaban el ritmo del partido ni la ventaja en el marador. Un marcador que hizo de la segunda parte un puto trámite para los intereses españoles ya que, además, Sterbik se entonaba en el partido.

Los últimos minutos de partido sirvieron para ver en acción a una de las jovenes promesas y más que posible futuro de la portería española, Gonzalo Pérez de Vargas. Además, sirvió también para que ampliase su ventaja en el marcador y certificase su primera victoria en el camino del europeo 34-20.

 


Deja un Comentario