Eslovenia 26-31 Croacia. “Croacia será bronce gracias a la velocidad y a la contra”




G8IzDkdSezABuzvG9htV8lTKMw7HfRP0y9-9UD4r9gE

Duvnjak mejor jugador del partido. Foto handballspain2013.com

El tercer y cuarto puesto era un partido muy distinto para los dos contendientes. Para Eslovenia se presentaba como la oportunidad de su vida y conseguir la ansiada medalla, mientra para Croacia se presentaba como un mal menor tras haber sido eliminada en semifinales en lo que fue su peor encuentro del encuentro. Las caras de concentración eslovenas desde el inicio indicaban la importancia del partido para los blancos.

El inicio del partido fue rapidísimo con continuas idas y venidas, y el contraataque preponderaba sobre el juego estático. Al minuto 5 el resultado era de 3-2 favorable a Croacia, que se presentaba como favorita y alineaba al que había sido duda las últimas horas Duvnjak. Mientas que la estrella eslovena Zorman no era de la partida. El partido sin duda estaba siendo más espectacular de lo que en principio se presuponía y desde la grada se vivía con mucha intensidad por las dos aficiones que no cesaban de animar.

La primera gran diferencia llegaba en el minuto 10, cuando con un parcial de 3-0 en tan solo dos minutos, Croacia ponía el 6-4 y obligaba a Denic a detener el encuentro para buscar la manera de que su equipo reaccionase y evitar que Croacia acrecentará las diferencias. La solución de Eslovenia era hacer saltar a la pista a Uros Zorman, que nada más aparecer demostraba porque es el gran líder de esta selección con una gran asistencia y consiguiendo que el juego de su equipo volviera al buen camino, empatando así el encuentro a 6.

Pero de nuevo aparecían las estrellas croatas para demostrar el porque se les presuponía como unos de los grandes favoritos del torneo. Tanto Duvnjak en ataque como Alilovic desde la portería demostraban la grandeza croata y que no estaban dispuestos a irse de Barcelona sin su medalla, al minuto 20 el resultado era de Eslovenia de 9-8 para los croatas, pero la sensación de superioridad en el juego por parte de Croacia era mucho mayor.

El primer tiempo transcurría con un ritmo más propio de un partido de primera fase, que de una final, aunque lo fuera de consolación. Ataques muy rápidos, respuestas inmediatas a los goles de los contrarios y Eslovenia conseguía adelantarse por primera vez desde el inicio, en el minuto 24, cuando se ponía 12-11.

Las alternancias continuaban y ninguno de los dos conjuntos parecía capaz de imponerse y de abrir brecha en el marcador, parecía que todo se iba a decidir en la segunda parte. Al descanso Eslovenia volvía a estar uno abajo y todo se decidiría en una vibrante segunda mitad.

Gajic por Eslovenia de corto continuaba sin saltar al 40×20 mientras Duvnjak si que se había resentido de su maltrecho tobillo izquierdo pero continuaba siendo el mejor del encuentro. Todo quedaba visto para una encarnizada batalla a 30 minutos en la que ambos equipos se jugarían aparecer en el cuadro de honor del torneo o no. El realizar un buen torneo, o un excelente torneo pasaría por los siguientes 30 minutos.

Comenzaba la segunda mitad con  alternancias en ambos equipos, siguiendo la línea de la primera parte con una gran velocidad de juego y de movilidad de balón. Al comienzo de esta reanudación los croatas se querían marchar en el marcador y con un parcial de 2-0 se ponía en más 3 (14-17), la máxima ventaja hasta el momento. Alilovic encima aparecía a un gran nivel para ayudar este momento decisivo del partido. Seguía sin poder anotar Eslovenia y lo aprovechaba Croacia para seguir marchándose en el marcador hasta el 14-19 gracias a una contra culminada por Cupic.

Alilovic quería llevarse el bronce por la vía rápida y seguía dejando seco el ataque esloveno que ya acumulaba 9 minutos sin anotar. Croacia seguía yéndose en el luminoso. Seguían acumulándose los problemas para Eslovenia ya que al minuto 40 vería la roja Bezjak por un manotazo en la cara a Cupic cuando se iba solo a la contra. Esta acción la aprovechó Horvat para poner el 14-21 que parecía sentenciar el partido.

Tras 10 minutos se rompía la sequía Eslovena por medio de Zvizej pero la diferencia era ya muy grande y además Croacia seguía robando y corriendo sin problemas. Al llegar al ecuador de la reanudación Eslovenia salía del bache y anotaba con fluidez y ya no dejaba correr tanto a Croacia pero ya era demasiado tarde porque Croacia ya estaba siempre más allá de los 6 goles. Diferencia que llegaba en el minuto 46 a su máxima renta con un más 8 gracias a un inspiradísimo Kopljar que era un martillo pilón en esta segunda mitad.

Pese a la diferencia en el marcador la velocidad no paraba y se intercambiaban jugadas y goles a una gran velocidad. Los minutos que restaban de partido también sirvieron para disfrutar de las paradas de uno de los mejores porteros del mundo Mirko Alilovic. Malas noticias ya en los últimos partidos porque a Cupic se le salía el hombro y tenía que ser atendido por sus servicios médicos

Al final el partido terminó con el marcador de Eslovenia 26-31 Croacia. Con los jugadores celebrando la victoria con su grada que al igual que la eslovena han estado de 10.  Los croatas han celebrado la victoria en esta final de consolación de manera muy efusiva. Este partido deja a Croacia como bronce del Mundial de Balonmano 2013 y a Duvnjak el MVP del partido. Eslovenia por su parte será 4ª clasificada, su mejor puesto en un Mundial.

La velocidad a la hora de salir a la contra y los errores eslovenos en los primeros 10 minutos de la 2ª parte han sido la clave para que Croacia se llevara el bronce. Además hoy Alilovic ha estado espectacular acompañando al equipo e iniciando muchas de las contras que han sentenciado el encuentro.


Deja un Comentario