Dinamarca – Croacia: “Semifinal con sabor a final anticipada”




Dinamarca – Croacia // Viernes 25 // 21:30 h // Palau Sant Jordi de Barcelona.

La segunda semifinal de este Mundial de Balonmano de España enfrenta a dos auténticos equipazos, Dinamarca y Croacia, dos selecciones que antes del comenzar el campeonato partían en todas las quinielas como las favoritas para llegar a la final del día 27 de Enero. Sin embargo, el desarrollo de la competición ha querido que una de ellas se vaya a quedar apeada a las puertas de la lucha por la medalla de oro. Hablar de estos dos equipos es hablar de las dos mejores plantillas que existen en el balonmano mundial a nivel de selecciones en la actualidad (con el permiso de Francia). Si analizamos línea por línea encontramos jugadores en ambos equipos que están entre los tres mejores del mundo en su puesto.

Los daneses se enfrentarán a su rival más duro hasta la fecha. || Foto: Alonso Espartero/LINCE Photo Agency.

Los daneses se enfrentarán a su rival más duro hasta la fecha. ||Foto: Alonso Espartero/LINCE Photo Agency.

Ambas selecciones han realizado un campeonato inmaculado hasta la fecha, contando todos sus encuentros por victorias y dando una gran sensación de superioridad sobre sus rivales. Son los dos equipos (junto con la sorprendente Eslovenia) que mejores porcentajes de lanzamiento tienen en el campeonato, con más de un 65% de acierto. En la portería, el duelo entre el danés Niklas Landin y el croata Mirko Alilovic promete ser de los que hacen época, si bien es cierto que el guardameta balcánico está ligeramente más acertado en este Mundial, con un 40% de efectividad frente al 35% de su homólogo nórdico.

Pero Dinamarca, al igual que Croacia, no se basa sólo en su portero. Los daneses son el equipo más goleador del campeonato, con 242 tantos, gracias a auténticos cañoneros como Mikkel Hansen y Markussen y unos extremos rapidísimos y muy técnicos: Eggert, Lindgren y Svan. En el pivote cuentan con Noddesbo, uno de los más fiables en la línea de seis metros. Estas son las bases sobre las que la selección de Dinamarca ha venido cimentando su actuación en este mundial, donde finalizó primera del grupo B, eliminó a Túnez en octavos y se deshizo de Hungría en cuartos de final pese a un bajón de intensidad defensiva en la segunda parte. Precisamente esa intensidad defensiva es una de las cosas que el equipo que entrena Ulrik Wilbek tendrá que mejorar de cara a su encuentro con Croacia.

Los croatas tienen una de las claves de su juego en la fortaleza defensiva. Gojun y Vukovic son verdaderas murallas infranqueables para los rivales y Vori aporta el punto necesario de veteranía en todo sistema defensivo.  Los hombres entrenados por Slavko Goluza han llegado hasta aquí liderando el grupo D (venciendo a España en el partido por el primer puesto), aplastando a Bielorrusia en octavos de final y dejando fuera a Francia, otra de las favoritas, en cuartos. Pero Croacia no solo es defensa, ni mucho menos. En ataque son uno de los equipos más peligrosos, su línea de exteriores formada por Duvnjak, Bicanic y el joven Kopljar son temibles si tienen un día acertado. En los extremos Cupic y Horvat (que ha llegado a la titularidad por la lesión de Strlek) cumplen a la perfección con su rol. El único aspecto en el que el equipo balcánico puede sufrir, a priori, es en las rápidas transiciones defensivas a las que le va a obligar la selección danesa. Es ahí donde se verá si puede más el orden croata o la velocidad danesa y donde probablemente esté la clave de este igualadísimo choque. El acceso a la gran final es el premio y la lucha por el bronce, la consolación.


Deja un Comentario