Dinamarca 30-24 Croacia: “Dinamarca aplasta y mete miedo para la final”




El banquillo danés celebrando un gol. Foto handballspain2013.com

El banquillo danés celebrando un gol. Foto handballspain2013.com

El partido comenzaba puntual y las caras de los jugadores mostraban seriedad y tensión propia de lo que estaba en juego. Al vencedor le esperaba España para la final del domingo, el perdedor sentiría por primera vez el amargo gusto de la derrota. Dinamarca mostraba ganas de Vendetta y se ponía la piel de cordero, para cargar de responsabilidad al conjunto balcánico e intentar resarcirse de la derrota de los JJOO por ni más ni menos que 11 tantos de diferencia.

El partido comenzaba con claro control del juego por parte de Dinamarca y con un patrón de juego muy similar al que los nórdicos ya habían exhibido frente a Hungría en los cuartos de final. Landin excepcional bajo palos, velocidad en el juego ofensivo y movimiento rápido del balón para conseguir posiciones claras de lanzamiento en estático. Fruto de la conjugación de todos estos factores, al minuto 5 Dinamarca vencía ya por 5-1 y parecía haber vuelto a conseguir a salir con fuerza como lo había hecho durante todo el mundial.

Los minutos transcurrían y Croacia tomaba medidas con prontitud, y solicitaba tiempo muerto en el minuto 10 con 6-1 en el marcador para intentar hacer despertar a su equipo y mejorar al menos la intensidad defensiva. A la reanudación Duvnjak el más entonado de los croatas anotaba, rompiendo una sequía de 9 minutos. Pero ni por esas cambiaba la tendencia del partido, Landin lo detenía absolutamente todo y en ataque Hansen contnuaba dirigiendo el juego con maestría y solo las acciones acertadas de Alilovic y los postes detenían a Dinamarca, en lo que podía convertirse en una paliza aún mayor. Al minuto 15 el tanteador era de 8-3 y Dinamarca se mostraba dueña y señora del partido ante una aturdida y noqueada Croacia.

El espectáculo continuaba con Dinamarca muy enchufada y Croacia no era capaz de hacer daño e intentará la variación táctica que intentará parecía incapaz de parar a Dinamarca. Aún así las diferencias parecían estabilizarse, más por conformismo danés que por acierto croata. En el minuto 22 Croacia situaba el marcador en 7-10 y se aferraba al partido con más casta que acierto.

Duvnjak controlaba los tiempos del ataque croata con cada vez más acierto y el porcentaje de Landin bajaba lo suficiente como para que el partido se abriese más en cuanto a opciones en el juego, pero no en el marcador, así nos plantabamos en la recta final del primer tiempo con el marcador de 12-8. Para cerrar la primera parte, dos paradones de Alilovic de gran nivel y dos goles rápidos de Croacia dejaban el marcador al descanso en 14-11 para los daneses.

La reacción de Alilovic y la soberbia actuación de Duvnjak mantenían a Croacia en el partido ante una excelente Dinamarca, que como ya la había sucedido en otros partidos, no era capaz de jugar su mejor versión más que en algunos momentos del encuentro y no durante los 60 minutos como ya había expresado su seleccionador Wilbek. Pero aún así con un gran arranque y muy buenas sensaciones de Eggert y Mikkel Hansen en ataque y el muro Linden en portería les era suficiente para conseguir irse con la renta de más tres al descanso y dar la sensación de control del partido.

Como anecdótico al descanso se produjo una sonora pitada del público a Iñaki Urdangarín que se encontraba viendo el encuentro.

La segunda parte se inició con la mismo tónica con que acabó la primera. Ningún equipo acababa de imponer su estilo de juego y Dinamarca mantenía siempre una renta que oscilaba entre los tres y los cuatro goles. Al minuto 38 Dinamarca vencía por 20-16 y tenía balón para retornar a la máxima renta de 5 goles. Eggert continuaba a lo suyo y anotaba su noveno gol en el encuentro al minuto 41 de partido y obligaba a Goluza a solicitar tiempo muerto con 22-18. La mejora de Dinamarca con respecto al inicio del encuentro se había producido pero no era suficiente como para recortar distancias en el marcador.

Entonces aparecía el gran Alilovic, lo detenía todo, contraataques, lanzamientos desde los 9 metros, pero no era el día de Croacia que justo en ese momento se atascaba en ataque y no conseguía buenos lanzamientos y cuando lo hacía Landin y el palo desbarataban sus ocasiones.

MVP del partido para Anders Eggert.

El tiempo se agotaba, quedaban a penas una docena de minutos y el resultado era de 23-19 y por si fuera poco Croacia se encontraba con una exclusión que dificultaba aún más las cosas. Aún así conseguían plantarse en el minuto 52 sin que aumentasen en exceso las diferencias, el marcador era de 24-20 y la desesperación empezaba a aparecer en los rostros croatas: prisas de Cupic, malas caras de Alilovic, Vori de pie en el banquillo…. y entre tanto Dinamarca a los suyo con exhibición de pases de Hansen y goles de todos los colores, llegaba a la máxima renta del partido en el minuto 54 con 26-20. Dinamarca tenía el billete sacado para visitar a España el domingo en la final por el título y nadie se lo podía quitar.

Los últimos minutos servirían para maquillar el resultado y poder degustar las últimas frivolidades de dos auténticos equipazos que han realizado un campeonato excelente y hoy nos han ofrecido una auténtica final anticipada.

Al final Dinamarca 30- 24 Croacia. Dinamarca se enfrentará a España el domingo a las 17:15 y Croacia a Eslovenia por el bronce mañana sábado a las 19:15


Deja un Comentario