30 minutos valen un partido




El combinado español doblegó a una selección de Serbia que sólo pudo anotar 7 goles en la segunda mitad.

La nota negativa del partido fue la lesión de Arpad Sterbik que tuvo que ser sustituido por   Hombrados.

Hoy era el día. La selección española de balonmano debutaba en las olimpiadas de Londres 2012 ante una selección complicada como es la de Serbia. Y decimos complicada porque ya vimos de lo que eran capaces en el Preolímpico de Alicante 2012 donde consiguió una plaza junto a los españoles para estar en la Villa Olímpica.

 

Quizás con algo de presión por los rumores de la obtención de medalla, los chicos de Valero Rivera empezaban el partido con numerosas imprecisiones y una débil defensa. Algo no habitual en ellos y que ya hacían saltar las alarmas en la hinchada española. Si, además, a esto le sumas la lesión de Arpad Sterbik que tuvo que retirarse antes del fin de los 30 minutos, todo eran malas noticias.

Los serbios se sentían cómodos. La floja defensa  y el poco hacer de los españoles en ataque, permitían lanzamientos sencillos donde destacó Stankovic, que fue el mejor de los balcánicos en la primera mitad y que acabó con un 14-10 a su favor.

El paso por los vestuarios no siempre es bueno, pero en esta ocasión fue determinante. La salida de los españoles en la segunda mitad fue como si de un vendaval se tratase. Hombrados se hizo fuerte en la portería gracias en parte a que la defensa española se asentó. Esto provocó numerosas perdidas por el lado de los serbios que veían como el contrataque español hacía recortar las distancias y peligrar su partido.

Y tanto cambió el partido que los balcánicos solo anotaron 7 goles en la segunda mitad. Esta cifra destaca de nuevo el hacer del conjunto español, que apagó del todo las dudas imponiéndose en un partido en el que no solo se ganaron dos puntos, sino que también se ganó mucha confianza y hacer ver que los partidos duran 60 minutos.

La próxima parada de los de Valero será contra la todopoderosa Dinamarca, el próximo martes donde se podrá ver el potencial de una selección que ya nos ha mostrado las dos caras de la moneda.

 

ESPAÑA: Sterbik (p), Rocas (3, 2 de pen), Tomás (4), Ugalde (4), Cañellas (-), Maqueda (4), Entrerríos (2), Sarmiento (4), Aguirrezabalaga (-), Gurbindo (1), Viran Morros (1), Guardiola (1), Aguinagalde (2) y Hombrados (ps).

 SERBIA: Stanic (p), Vujin (2), Ilic (7, 1 de pen), Rnic (1), Toksic (2), Cutura (-), Nikcevic (3), Prodanovic (2), Manojlovic (-), Beljansky (-), Vuckovic (-) y Stankovic (4).

 PARCIALES CADA CINCO MINUTOS: 2-2, 4-3, 6-6, 8-7, 8-11, 10-14, 12-15, 15-16, 18-20, 24-20 y 26-21.

 ÁRBITROS: Kenneth Abrahamsen (NOR) y Arne Kristiansen (NOR). Excluyeron a Guardiola (2), Tomás, Viran Morros y Maqueda, por España, y a Manojlovic (2), Prodanovic (2) y Beljanski, por Serbia.

  PABELLÓN: Copper Box.


Deja un Comentario