Un sublime Parker fulmina a una correosa Eslovenia 72-62




Tony ParkerYa están aquí los cuartos de final. Ocho equipos y tres partidos por delante para conseguir la gloria. Un pequeño error, un despiste sin importancia, un pequeño detalle te deja fuera de la competición. Tras comenzar esta fase con un “disputado” encuentro entre España y Serbia, tocaba el plato fuerte de estos cuartos. La anfitriona Eslovenia, apoyada por diez mil gargantas, contra una Francia venida a menos pero con jugadores NBA en sus filas como Parker, Batum o Diaw. Complicado hacer un pronóstico sobre el ganador visto la igualdad de ambas dos escuadras. Los hermanos Dragic vienen haciendo grandes actuaciones, mientras que las esperanzas para una victoria francesa caerían sobre la muñeca de Tony Parker o la dura e intimidatoria defensa de Batum.

Como venía de esperar, el partido comenzó muy apretado. La defensa francesa parecía infranqueable, salvo por las incursiones veloces del mayor de los Dragic, Goran. Su hermano Zoran también empezaría entonado, haciendo útil su dinamismo y su habilidad para entrar a canasta rodeado de múltiples defensores galos. Por otra banda, Parker parecía desganado, la pelota no entraba y Francia sobrevivía a esta primera mitad gracias a los rebotes ofensivos de Ajinca o Diaw. El equipo de Vincent Collet dominaba el rebote gracias a su potencial físico y la mitad de sus anotaciones vendrían tras segundas oportunidades concedidas por la pasividad eslovena en defensa. Llegaría el descanso con 24-26 en el marcador para los galos, una puntuación demasiado baja que hablaba muy bien de la defensa de ambos conjuntos. Pero el partido se abriría en la segunda mitad.

Y estando en unos cuartos de final, una pequeña mala racha en la anotación te deja fuera. Un parcial de 10-0 en el tercer cuarto, en apenas tres minutos, abriría una distancia de 10 puntos para Francia. Tony Parker empezaba el recital de entradas en la pintura y pases inverosímiles. La defensa eslovena no podía parar al francés y además no estaba acertado de cara al aro rival. Esta pequeña pájara podía costarle la eliminación y el público lo sabía, jadeando más si cabe en este tramo del partido. Quiso reaccionar Nachbar y Goran tras enganchar una racha de triples consecutivos pero fue remar y remar para acabar muriendo en la orilla. 62-72 sería el resultado final. A pesar de no perderle la cara al partido, Eslovenia vería imposible la remontada tras la buena defensa en la pintura. Goran Dragic se despide del torneo con 18 puntos y 6 asistencias en su último partido y con el cartel de gran jugador a sus espaldas, pero en el duelo de bases ganó un sublime Tony Parker, con 27 puntos y un acierto de cara al aro del 50%. España y Francia se verán las caras este viernes en una semifinal que bien puede ser denominada una final anticipada. El ganador tendrá mucho a su favor para alzarse tal ansiado trofeo.


Deja un Comentario