ESP 67-59 RUS: España entra en la final de los Juegos tras un sprint




España metió el turbo en la segunda parte del partido; y menos mal, porque de lo contrario no podríamos estar diciendo que la Selección nacional va a jugar su tercera final olímpica.

El encuentro disputado el viernes por la tarde acogió a una Selección Española que cambió del negro al blanco en cuanto comenzó el tercer cuarto. Hasta el descanso con miedo; después con fuerza.

No fueron los problemas físicos de Marc, Rudy o Navarro lo que hicieron terminar el primer cuarto con un parcial de 9-12, sino el juego estático, la falta de carrera y la poca coordinación entre los jugadores. Dudaban en los pases y los rusos aprovecharon los rebotes. Más lanzados estaban en el tiro, pero los nervios no les dejaban encestar de la manera en la que estamos habituados a verlos.

Comenzaron con un quinteto inicial contundente: Calderón, Navarro, Rudy y los hermanos Gasol. Reservaron a Ibaka en los primeros minutos, pero cuando saltó a la pista lo hizo como número dos, sin miramientos.

Pocos miramientos tuvieron los rusos que encestaban una tras otra y blindaban la defensa obligando al tiro exterior. Poco lúcidos estuvieron los españoles en el triple y la falta de decisión les pasó factura. Finalizaba el segundo cuarto con un parcial de 11-19. España había encestado 20 puntos en 20 minutos. Necesitaban un cambio de estrategia si querían pasar a la final.

Pasado el descanso salieron los mismos jugadores, pero con diferente espíritu. Si se compara el primer cuarto con el tercero cualquiera diría que fuese la misma selección. En siete minutos metieron los mismo puntos que en todo el primer cuarto y a mitad de tiempo ya llevaban cuatro triples. Esto ya pintaba de color rojo, aunque ellos jugaran de blanco.

A 22 segundos de finalizar el tercer los españoles están pisándole los talones a los rusos con 43-46. El equipo visitante empieza a perder balones. Ahora son ellos los que están nerviosos. Acaba el tiempo con empate a 46 tras un triple de Calderón. A partir de aquí todo fue como la seda.

Una no sabe si pensar que se trata de una estrategia para que el rival se confíe o si es que a los españoles les gusta ponerle emoción a la vida. Lo que está claro es que cuando parecía que todo estaba perdido los de Scariolo hicieron un sprint final, superando su séptimo partido de semifinales.

No pintaban bien las cosas al inicio del útlimo cuarto con fallo de Pau Gasol y un dos más uno para Ponkrahosv, pero la Selección Española está más espabilada que al inicio del partido. Claro ejemplo es la chapa que Kirilenko le hace a San Emeterio, pero llega Llull para recoger el balón y sumar los dos puntos. Con una diferencia en el marcador de 10 puntos, España se crece y muestra su mejor juego

Un triple de Kirilenko pone en alerta a los de Scariolo, los cuales corren como si fuera el fin del mundo, roban todos los balones que antes habían perdido y anotan más de lo que parecía en los inicios (16 de 22 triples en total). Comienzan a superar en número los rebotes defensivos (29 para España, 26 para Rusia) y registran un parcial de 15-5 a tres minutos del final. Hay un dos más uno para Gasol, los rebotes de Pau cuando los rusos fallan, viendo que el partido que creían suyo se les va de las manos.

Mientras Rudy se va expulsado con su quinta falta, el entrenador ruso no hace más que pedir tiempo muerto en un intento por recuperar lo que en algún momento parecía suyo, pero ahí estuvieron Marc, Pau, Calderón y Llull para marcar el territorio nacional y finalizar con un 67-59.

España se medirá el domingo frente a Estados Unidos en la final de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

 

 

 


Deja un Comentario