España 88-69 Serbia: Invencibles y con hambre de título




Baño de baloncesto a cargo de las chicas de Mondelo, clasificándose para la final que las enfrentará al ganador del Francia-Turquía. Las Serbias apenas crearon peligro ante una selección muy seria tanto en ataque como en defensa.

No hubo rival. España llega a su tercera final en la historia de los europeos y lo hace con una ilusión tremenda. Su buen juego desplegado les permite soñar. Octavo partido que disputaban y octava victoria que se endosaban en su casillero. El campeonato jugado por Sancho Lyttle, Alba Torrens o Cristina Ouviña roza el sobresaliente y la consecución de la matrícula de honor será a partir del domingo, cuando se enfrenten en la final a los combinados de Francia o Turquía. Francia es la anfitriona y máxima favorita, todo lo tiene a su favor. Turquía tiene ganas de vencer tras la plata cosechada en el anterior Eurobasket de 2011, pero en su duelo contra España en la segunda fase, sucumbió por 12 puntos.

Alba Torrens en el partido de hoy. Foto: FIBA Europe/Elio Castoria

Alba Torrens está completando un Europeo fantástico. Foto: FIBA Europe/Elio Castoria

Desde el minuto uno España no salió a especular con el marcador. Estuvo enchufada tanto en la pintura como en los rebotes y el primer cuarto se lo adjudicó por 19-7. Gran defensa de las españolas a jugadoras serbias tan peligrosas como las hermanas Dabovic, las que solo pudieron puntuar 4 puntos en el partido entre las dos jugadoras. Silvia Domínguez cogió las riendas del equipo, manejando el balón y la ofensiva española, con Sancho Lyttle como principal ayuda para la anotación. La pintura era claramente de color amarillo (equipación que se le ha designado a España, al jugar Serbia de rojo), en la cual serían capaces de anotar 19 puntos sin buscar el exterior, y dominar el rebote ofensivo gracias al poderío de Sancho.

La renta siguió aumentando en el segundo cuarto, con una capacidad anotadora increíble y cerrando toda opción de sorpresa a las serbias, gracias a una buena defensa. 29-21 sería el parcial a favor de las chicas de Mondelo y la final cada vez más cerca, al irse al descanso con +20 de ventaja en el marcador. Serbia no arrojaba la toalla pero era un quiero y no puedo ante la superioridad física mostrada en la pintura.

En el tercer cuarto el partido se decidiría aún más si cabe, a favor de las amarillas. Parcial de 21-14 y demostrando un gran juego exterior, con Cristina Ouviña como máximo representante. Tres triples casi consecutivos acabó por enterrar a las serbias, las cuales salieron más enchufadas en este segunda parte y sobre todo, mucho más agresivas.  Ya en el último cuarto España se dejó llevar, Serbia redujo distancias tras una espectacular racha de triples de sus jugadoras pero sería insuficiente para poder remontar el partido. 88-69 y dispuestas a todo en la final del domingo, tanto Francia como Turquía son rivales difíciles pero España sigue invicta en el campeonato y lo más importante, tiene hambre de título.

 


Deja un Comentario