Todo gira en torno al astro Bolt (II)




La escuela rusa marcha con firmeza

Los rusos tienen muchas opciones de llevarse los tres oros que pone en juego la marcha. Valery Borchin busca continuar con su dominio en los 20 km. El campeón olímpico y doble campeón mundial es el favorito incontestable en su prueba. Sus compatriotas Kanaykin y Emelyanov son las principales alternativas entre las que también están el chino Wang Zhen y el australiano Jared Tallent. En los 50, es Denis Nizhegorodov, plusmarquista mundial, el principal referente. El también ruso y campeón del mundo Sergei Bakulyn, el actual campeón olímpico Alex Schwazer de Italia, el aussie Jared Tallent (con muchas más opciones que en los 20 km.) y el francés Yohann Diniz serán las otras opciones de oro en una prueba más abierta que los 20 km.

En categoría femenina ocurre lo mismo que en los 20 km. Masculinos. Hay una gran favorita y procede de Rusia. Ella es Olga Kaniskina, un prodigio técnico que ha sido tres veces campeona mundial y una olímpica, su oro esta casi garantizado.

Sally Pearson y Dayron Robles a confirmar su superioridad

La eclosión de Sally Pearson ha sido tan sorprendente como autoritaria. Antiguamente apellidada McLellan ya fue subcampeona olímpica en Pekín y estaba en la élite de los 100 vallas pero fue el pasado año cuando explotó con la fuerza de un meteorito. Ganó con autoridad todas las pruebas de la Diamond League y se presentó como favorita a los mundiales de Daegu. No solo cumplió con su papel y ganó sino que batió el récord de los campeonatos situando su marca cerca del sideral récord mundial de la búlgara Donkova, conseguido bajo la sospecha perenne que exisitía sobre las atletas pertenecientes al Este de Europa. El oro debe ser suyo e incluso puede tener la posibilidad de batir unos de los récords del mundo más exigentes del atletismo. Pelearán por la plata las estadounidenses Dawn Harper, Danielle Carruthers y Lolo Jones.

En los 110 vallas masculinos el cubano Dayron Robles aparece en las quinielas de todas. Tras una discutida descalificación en la final de Daegu buscará resarcirse con un nuevo oro olímpico. El chino Liu Xiang y los norteamericanos David Oliver y Jason Richardson intentarán impedir el triunfo del caribeño. Como sorpresa podría aparecer el británico Andy Turner.

El galés David Greene, campeón del Mundo y de Europa sorprendió en Daegu a los norteamericanos y este año en casa buscará conseguir el triplete. No lo tendrá nada fácil, de BerShawn Jackson, Angelo Taylor, Jehua Anderson y un estancado Kerron Clement saldrán los tres representantes estadounidenses en la cita londinense y cualquiera de los cuatro podría hacerse con el oro que posee Taylor. Los sudáfricanos L.J. Van Zyl (sobre todo) y Cornel Fredericks también estarán en la pugna, al igual que el jamaicano Isa Phillips. El tapado podría ser el portorriqueño Javier Culson con calidad de sobra para subir al peldaño más alto del cajón y actual subcampeón mundial.

Otro duelo entre Estados Unidos y Jamaica se presume en los 400 vallas femeninos. Las dos últimas campeonas del mundo y dos de las mejores marquistas de la historia deberían pelearse el oro. Hablo de la norteamericana Lashinda Demus, oro en Daegu, y la jamaicana Melaine Walker, oro en Pekín y Berlín. El último envite fue para Demus y con una gran marca pero Melaine Walker supo apretarle las cuerdas. En principio, lucharán por el podio el resto de americanas y la rusa Antyukh.

Dwight Phillips buscará recuperar su cetro

Ya fue campeón olímpico en Atenas y busca volver a serlo en Londres. Phillips es uno de los grandes de la longitud en la historia. Hasta 4 veces ha sido campeón del mundo y solo las lesiones y la aparición de Irving Saladino pudieron frenar una carrera imparable. Pero se recuperó y no solo volvió a ser el mismo de antes de las lesiones sino que encima logró las mejores marcas de su carrera con unos espectaculares 8,74 logradas en 2009. Si a Phillips le respetan las lesiones el título olímpico no debería escapársele. El panameño Saladino que aún no ha recuperado el nivel que le hizo campeón en Pekín y el australiano Michael Watt serán los principales adversarios de Phillips.

Hablábamos en otro artículo de Britney Reese la actual campeona del mundo de salto de longitud y dábamos buena cuenta de sus opciones en la cita británica. Con una gran actuación en los mundiales en pista cubierta de Estambul demostró que está preparada para el reto olímpico.

La aparición de jóvenes cracks en el triple salto, como el francés Teddy Tamgho y los norteamericanos Christian Taylor y Will Claye, han revitalizado una prueba que no pasaba por su mejor momento. En su día Teddy Tamgho parecía destinado a marcar una época en el triple tras lograr unos grandísimos 17,98 con tan solo 20 años. Pero el año pasado en Daegu emergió la figura de otro talento precoz logrando el oro con 17,96. Responde al nombre de Christian Taylor. Parece que Londres será solo la primera parada de una gran pugna por los títulos entre estos dos atletas… siempre con el permiso de Will Claye. Aún lejos de las marcas de Taylor y Tamgho (17,70) pero ha sido campeón en Estambul y como los otros dos, tiene mucho margen aún de mejora. El veterano británico, ex campeón mundial, Phillips Idowu y el cubano Alexis Copello también estarán en la lucha por las medallas.

Tal y como el triple masculino sube exponencialmente, el triple femenino baja en la misma proporción. La época de Lebedeva y Mbango ha pasado y no parece que haya ninguna atleta capaz de sucederla. La prueba en Londres estará muy abierta con la cubana Savigne, la ucraniana Saladuha y la kazaka Rypakova como grandes favoritas.

La zarina está de vuelta. Yelena Isinbayeva se tomó unas temporadas de descanso por motivos personales y ha regresado en este año olímpico con más fuerza de la que se fue. Ha batido el récord del mundo y ha sido campeona del mundo bajo techo en 2012 por lo que su preparación va por buen camino. Tras su fracaso en Berlín decidió parar por falta de motivación pero la triple campeona mundial, doble campeona olímpica y 28 veces plusmarquista mundial quiere el triunfo en Londres y tal como ha empezado el año parece difícil que nadie se lo arrebate. La brasileña Fabiana Murer, la alemana Martina Strutz, la rusa Feofanova, la polaca Rogowska y la americana Jennifer Suhr estarán a la espera de que Isinbayeva falle.

Renaud Lavillenie buscará por fin el título que le de el espaldarazo a su carrera. Autor de grandes marcas y buenas actuaciones en grandes campeonatos, se le resiste un oro que siempre parece a su alcance pero que aún no tiene en su palmarés. Aparecen para impedirlo el campeón del mundo Pawel Woijciechowski y el actual campeón olímpico, el aussie Steve Hooker, aún por ver de cómo se recupera de sus problemas de lesiones aunque siempre capaz de dar lo mejor de sí en cada competición. Aún queda para el recuerdo su título en Pekín cuando completamente roto por una lesión fue capaz de alzarse con el título.

En salto de altura el duelo estará servido entre americanos y rusos. Jesse Williams, campeón del mundo en Daegu, tendrá enfrente a los rusos Ukhov y Silnov. Ukhov, el mayor talento puro que ha dado la altura en años busca consolidarse como la auténtica estrella de la prueba mientras que el irregular Andrei Silnov, actual campeón olímpico y probablemente el mejor saltador técnicamente hablando, querrá revalidar su título en Pekín. En Estambul ya ha demostrado que está en buena forma.

Blanka Vlasic intentará conseguir el único oro que le falta. La superestrella croata ha dominado temporadas enteras, se ha quedado a un centímetro del récord mundial y ha sido 2 veces campeona del mundo pero le falta el cetro olímpico. En Pekín una actuación inolvidable de Tia Hellebaut le privó del éxito y en Londres serán varias las que intentarárn que se repita la historia. La principal rival de Vlasic será la rusa Anna Chicherova, campeona en Daegu y autora de la tercera mejor marca de siempre. Muy lejos de ellas estará la lucha por el bronce, con Lowe, Di Martino, Slesarenko y Beitia como candidatas.

Ennis busca llenar el hueco de Klüft

Tras el vacío provocado por la decisión de la sueca Carolina Klüft (cansada de ganar y con falta de retos) de dejar las combinadas, se abrió un enorme hueco que aún esta por cerrar pero que con una británica como máxima aspirante a ser la nueva reina de las combinadas. Jessica Ennis será una de las figuras de la delegación local en Londres. Las miradas estarán puestas sobre esta liviana atleta, demasiado para ser una atleta de combinadas pero que tiene su fuerte en las pruebas de velocidad y en el salto de altura. Hija de jamaicano e inglesa, sucumbió ante la rusa Chernova en Daegu pero sus títulos de campeona del Mundo en Berlín y de campeona de Europa en Barcelona y el apoyo de su público le avalan como máxima favorita al triunfo olímpico. La campeona en Pekín, Natalya Dobrinska, de Ucrania será otra de las rivales que tendrá que superar Jessica Ennis si quiere hacerse con el oro olímpico.

En el decathlon masculino, el americano Trey Hardee parte como claro candidato a hacerse con el oro olímpico. Doble campeón del mundo y en plena madurez profesional, llega a Londres en el mejor momento de su carrera para conseguir el título. Su gran velocidad es el arma principal de Hardee. Como rival principal aparece el también norteamericano Ashton Eaton, plata en Daegu y oro en el heptathlon de Estambul batiendo el récord del mundo, por lo que la lucha por el oro será encarnizada. Los jóvenes cubanos Leonel Suárez y Yordani García son las alternativas.


Deja un Comentario