Saint-Denis enciende las vallas




Hansle Parchment y Dawn Harper-Nelson consiguen la mejor marca mundial del año en los 110 metros vallas. Asbel Kiprop hizo lo propio en una prueba diferente a la suya: los 800m. Blanka Vlasic volvió a los dos metros en altura. Francia consiguió tres victorias en casa. Kevin López y Ruth Beitia no tuvieron su mejor tarde.

Apenas 48 horas después, sin tiempo para el respiro, la Diamond League subió de Lausanne a París, hasta el Stade de France de Saint-Dennis para su habitual cita con la capital francesa, una de las más tradicionales, ya incluida en la antigual Golden League y el espectáculo mejoró con un anochecer vibrante de atletismo en un recinto bien poblado de aficionados, muchos de ellos niños, que disfrutaron de tres victorias galas de Renaud Lavillenie, Eloyse Lesueur y Benjamin Compaoré. La cuarta parecía cantada para Pascal Martinot-Lagarde, el mejor del año en los 110m vallas, vencedor también en Suiza, pero nadie había contado con el magnífico estado de forma del jamaicano Hansle Parchment, quien, por primera vez este año puso las tablas en menos de 13 segundos (13,94s), aprovechando también la mala salida del francés, que arrastró un pie, pero, aún así, firmó la mejor carrera de su vida (13.05s). Afortunadamente para él, hoy no computaba para la carrera por el diamante, al contrario que en la versión femenina, los 100m vallas, donde minutos después las estadounidenses lo copaban todo ante el débil estado de Sally Pearson. Dawn Harper-Nelson mantuvo un apasionante duelo con Queen Harrison que resolvieron en 12,44s frente a 12,46s, igualmente mejores registros este 2014. En tercer lugar, aunque algo más lejos, entró Lolo Jones.

Parchment, primer atleta que baja de 13s en vallas este año. Foto de Miguel Medina.

Parchment, primer atleta que baja de 13s en vallas este año. Foto de Miguel Medina.

Sin embargo, en la recta no se quedaron solo las mejores marcas de este año, que se repartieron entre situaciones tan exóticas como la del campeón mundial de los 1500m Asbel Kiprop batiendo a todos en los 800m (1.43.35). El keniata atacó pronto, a falta de 200m, aunque el jóven botsuano Nijel Amos no le perdió la matrícula y consiguió sobrepasarlo con esfuerzo. Kiprop no se rindió y, por dentro, terminó entrando primero en meta, mucho más lejos que el español Kevin López, 10º, descolgado de los mejores, aunque mejorando por muy poco su registro este año (1.47,20). Tendrá que afinar bastante para ser candidato en Zúrich.

No resultaron menos sorprendentes los 1500m femeninos, donde la holandesa de origen africano Sifan Hassan atacó desde muy lejos llevándose a su espalda a la americana Jennifer Simpson y dejando atrás a la keniata Hellen Obiri, tercera, y hundida a Abeba Aregawi, finalmente 10ª.  Los 3.57.00 con los que entró en meta son los más rápidos este año. A 22 milésimas llegó la estadounidense, que rozó el récord nacional de 1983 por una sola décima. La última mejor actuación del año llegó en los no menos emocionantes 5000m, donde el keniata Edwin Soi bajó, como Parchment, de los 13 -en esta ocasión minutos- (12.59.82) por los pelos imponiéndose al etíope Yenew Alamirew y a su compatriota Paul Tanui. Los tres adelantaron en la última vuelta al estadounidense Galen Rupp, que jugó sus bazas con un ataque a falta de 600m pero mostró sus carencias en el sprint.

La emotividad, sin embargo, la custodiaba el salto de altura femenino, donde la croata Blanka Vlasic, dos veces campeona mundial y quizá la más notable saltadora del siglo pese a no haber tocado la gloria olímpica, volvió a los dos metros después de un año y tras muchas lesiones. La balcánica empató con la rusa Maria Kuchina, pero venció al saltar los 200 centímetros a la primera, consiguiendo la 30ª victoria en esta competición. Ruth Beitia quedó varada en 1,94m, siendo cuarta. Otros momentos remarcables llegaron con las tres victorias francesas. Eloyse Lesoeur, con el mejor salto de su vida (6,92m) a la tercera, a la que no pudo alcanzar después la regular estadounidense Britney Reese (dos veces 6,87m) ni la serbia Ivana Spanovic (6,78m) se impuso en longitud en su propio barrio. También en el foso Benjamin Compaoré venció un flojo concurso de triple salto (17,12m). En la pértiga, además, sumaron primera y tercera plaza. Al francés Lavillenie, que como demostró el jueves y ratificó hoy está lejos de su brillantez invernal, le bastó un solo salto en 5,70m para vencer. Hasta allí llegó, con más esfuerzo, a la tercera, su compatriota Kevin Menaldo. Luego, ambos fallarían en 5,83m. El brasileño Augusto Dutra fue segundo.

Blanka Vlasic. Fotografía de Al Bello.

Blanka Vlasic. Fotografía de Al Bello.

En el terreno de los lanzamientos, una de las sensaciones del año, el egipcio Ihab Abdelrahman ganó con 87,10m en jabalina por delante del veterano finlandés Tero Piktamaki y, un nuevo valor, el alemán Thomas Rohler. En disco femenino volvió a imponerse Sandra Perkovic (68,48m) y en peso, el germano David Storl (21,41m), aunque sintió muy cerca el aliento del estadounidense Reese Hoffa (21,38m).

En las pruebas de corto aliento victoria, esta vez, para el estadounidense Michael Tinsley (48,25s) en 400m vallas, Sanya Richard-Ross (50,10s) en 400m, de Michael Rodgers en los 100m (10.00s), que aprovechó la ausencia de Gatlin para situarse a un punto de él en la carrera por el diamante, de la nigeriana Blessing Okagbare (22,32s) en 200m, que alargó la zancada para pasar en la recta a Allyson Felix. Regresó tras un pequeño descanso la campeona mundial jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce, pero su forma sigue sin mejorar. Entró primera a la recta pero el peso de la prueba terminó cayendo sobre ella, que finalizó quinta (22,63s). En los 3000m obstáculos, las tres mejores de la temporada volvieron a copar las primeras posiciones. Con cierta claridad ganó el etíope Hiwot Ayalew (9.11.65) sobre la estadounidense Emma Coburn, otra marca personal este año (9.14.12) y la etíope Sofia Assefa (9.18.71). Otra vez sin mucho descanso, la Liga de Diamante volverá el viernes en Glasgow, prueba definitiva para los Juegos de la Commonwealth.

@Ismael_Prz


Deja un Comentario