Odriozola, cuatro años más: El atletismo elige continuismo




El atletismo español seguirá regido por el actual presidente José María Odriozola por cuatro años más, hasta después de los Juegos Olímpicos de Rio 2016, tras la celebración de la asamblea a la Real Federación Española de Atletismo que se celebró este domingo. El dirigente gallego, de 73 años, afrontará su séptimo mandato tras vencer por 96 a 44 votos a la candidatura comandada por el valenciano Vicente Añó, colaborador de Odriozola hasta 2008.

La reelección se produce cuando parecía que el presidente desde 1989 más complicado lo tenía: encontró en Vicente Añó un rival por primera vez desde las elecciones de 1996. Con Añó, además, estaba el campeón olímpico Fermín Cacho, que unió su candidatura hace unas semanas en busca de sumar un apoyo que no han tenido por parte de los 36 atletas, 64 clubes, 14 entrenadores, 10 jueces, 19 presidentes de federaciones autonómicas y cuatro miembros de otros colectivos que tenían derecho a voto esta vez. La competencia influyó al gallego hasta el punto de prometer al entrenador de saltos Ramón Cid como director técnico que designase a los seleccionados para cada campeonato para igualarse así a otras candidaturas. Y es que uno de los aspectos que más se le ha criticado al ganador ha sido su poder omnímodo dentro de la federación, donde ejercía de presidente y seleccionador.
 

Los comicios no reflejaron el descontento con Odriozola que muchos sectores del atletismo expresaron tras los malos resultados de los últimos años y el catedrático en bioquímica seguirá en la presidencia hasta, al menos, los 77 años. Pontevedrés de nacimiento, ha dirigido la Federación en los mejores momentos del atletismo, desde la explosión de Barcelona 92 hasta la orgía de medallas que supusieron campeonatos como los mundiales de Edmonton 01 o Paris 03 y el Europeo de Munich 2002, del que España se volvió con 15 medallas. Bajo su mandato, y con la   dirección directa de Añó, también España ha organizado numerosos campeonatos entre los que destacan los mundiales de Sevilla 99 y Valencia 08 en pista cubierta, o el Europeo Indoor de Madrid 05. Los últimos años, con una sequía de medallas en las dos últimas ediciones olímpicas, Pekin y Londres, y un descenso alarmante de los resultados en todas las competiciones pusieron a Odriozola en la picota por no conseguir renovar el atletismo patrio. El presidente tuvo que gestionar también escándalos como la Operación Galgo, cerrada de forma poco clara, y otros asuntos de dopaje donde parece haber mostrado más tibieza y ocultismo que dureza y claridad. En los últimos años ha dejado de hacer sus famosas quinielas sobre las medallas que se podían ganar en cada campeonato y ha tomado una actitud defensiva e irascible ante las críticas. Apenas atiende ya a los medios de comunicación -no accedió a ser entrevistado en esta web antes de las elecciones-.

Tras el recuento, la Comisión Delegada de la RFEA ha quedado formada también por las federaciones gallega, navarra, valenciana, aragonesa y andaluza, los atletas Javier Bermejo y Teresa Urbina, el entrenador José Peiró, el juez Simón Iglesias, los clubes A. D. Marathon, S.G Pontevedra, F.C. Barcelona, Real Sociedad y C.A. Valladolod UVA, además de los organizadores de la Mitja Granollers.

 

 


Deja un Comentario