López reaviva la marcha española




  • Miguel Ángel López remonta hasta el bronce en los 20km marcha y continúa la tradición española
  • Natalia Rodríguez avanza con suficiencia a las semifinales de 1500m
  • Kevin López y Luis Alberto Marco naufragan en los 800m

Cuesta despegarse de las tradiciones y a España no le sale quitarse de la de la marcha, una bendición para el medallero español en los mundiales. Y cuando parecía que se acababa, después del Paquillo Fernández cazado, de la María Vasco que ya mira a otros objetivos vitales y del Bragado aún presente pero mayor, siguen surgiendo los talentos tras el bache de Daegu. Ya apuntó maneras Miguel Ángel López, murciano de 25 años, hace un año en The Mall, en Londres. Su quinto puesto fue la mayor esperanza atlética de los Juegos. Eso le hacía llegar a Moscú como un candidato a medallas con reservas, después de que su marca esta temporada no brillara tanto como el carrerón olímpico, donde marchó por debajo de la hora y veinte minutos en los 20 kilómetros por única vez en su vida. En los alrededores del Luzhniki, arquitectura soviética, escenario menos brillante que el flamante paseo que desemboca en Buckingham Palace, no hizo falta acelerar tanto para dar a España la primera medalla del mundial en el segundo día de competición. Un comienzo como los de antes. Se trataba de tener paciencia, de moderar las ansias con inteligencia táctica, de no salir al primer ataque en una carrera en la que, sin Borchin, nadie asustaba realmente. Marcaron el ritmo los japoneses, que no se llevaron ningún botín, mientras López se mantenía a 15 segundos a los 5km. Y al igual que Aguilar en el maratón, a medida que avanzaba metros y perdía segundos con la cabeza, ganaba posiciones, recogía desfallecidos y marcaba un ritmo adecuado a sus intereses a mitad de la prueba: 40,51 minutos.

Miguel Angel Lopez, bronce en 20km marcha

Miguel Angel Lopez, bronce en 20km marcha

Antes del kilómetro 15 pasó de todo: se hundieron los japoneses y los mejores rusos, el bronce olímpico chino, Wang, corrió y fue descalificado. Su medalla estaba libre y el discípulo de Jose Antonio Carrillo se vio a las puertas de ella, cuarto persiguiendo al trío formado por Ivanov, el peor local sobre el papel, que terminó ganando en 1:20:58, sus mejores 20km de siempre, y los dos primeros de Londres, Chen e Barrondo. El guatemalteco viajaba avisado por su marcha no reglamentaria. Había que esperar una ayuda de los jueces. Y esta llegó cuando el sudamericano pretendía aguantar el ritmo ruso, mientras por detrás el chino sufría. No le podría alcanzar, pero el murciano de Cieza cumplió su sueño infantil de entrar tercero al estadio, como dijo a la Cadena Ser, y como ya hizo otro murciano, Juanma Molina, ocho años antes en Helsinki, que lloraba viendo a la nueva promesa española por la televisión. Entre chinos, japoneses y rusos, tan abundantes como fluctuantes, el futuro inmediato es del murciano del UCAM Murcia, el equipo de Mireia Belmonte, la universidad de moda en el deporte español. Ya fue campeón europeo sub23 en 2009 y de España en 2010.

La saga no termina en López. Álvaro Martín, 19 años y primer mundial, fue ayer 24º con 1:25:12 en una carrera en la que empleó la misma táctica: remontar. Al extremeño el atletismo español le imagina junto a López y sonríe. Más veterano es Francisco Arcilla, leonés de 29 años, autodidacta, que se trabajó su llegada a Moscú, donde terminó 43º después de marchar una hora, 29 minutos y 38 segundos. La alegría ya estaba servida: El 16º podio español en marcha en un mundial.

Como las tradiciones son tozudas, otra que se cumplirá es la de no ver a españoles en la final de los 800m, un hecho que sucedió sólo hace 22 años en Tokio con Tomás de Teresa. El dúo sevillano de las dos vueltas a la pista, o más concretamente Kevin López, está llamado a ello, pero en Moscú su isquiotibial fracasó a lo grande. “En el 450m dijo adiós, mañana me confirmaran si es rotura o se queda en contractura. Y así se acabo un mundial lamentable para mi”, resumió en Twitter después de lamentarse de perder la oportunidad de oro con la octava marca del año. López buscó la cuerda y empezó a quebrar, cara de sufrimiento, en la contrarrecta. A los 200m ya era un cadáver. Entró en 1.52.43, último, a un mundo de bajar de 1.45.00, última marca con la que se entró a la final, y a la que tampoco llegó Marco, que reservó demasiado en la primera vuelta y apretó en el último hectómetro para ser quinto  (1.46.75), en una ronda que no perdona a nadie. Los que superaron a López en la primera ronda, el polaco Kszczot, el ugandés Musagala y el estadounidense Johnson tampoco pasaron el corte.

Menos mal que estaba Natalia Rodríguez. La única medalla de Daegu, ya igualada hoy, llegaba entre dudas a Moscú después de no realizar la mínima A, pero tiró del oficio y la experiencia que la sobran en la primera ronda de 1500m para correr reservando energías para la semifinal. En la serie pilotada por la pequeña Genzebe Dibaba, echó el freno de mano en los últimos metros para entrar quinta, puesto que aseguraba el pase. Tampoco es nueva Úrsula Ruiz que reconoció haber dejado una buena oportunidad y estar descontenta después de su actuación en peso. El brazo no llevó el peso más allá de los 17,14m, a 73 centímetros del pase a la final y 69 de su marca de este año. Algo más cerca estuvo Aauri Bokesa de su marca en las semifinales de 400m, pero con 51,94s estaba lejos de una final que exigía segundo y medio menos.

LUNES 12

07:40 Disco Masculino Mario Pestano, Frank Casañas
08:10 3000m obstáculos Masculino Ángel Mullera, Sebastián Martos, Roberto Alaíz

@Ismael_Prz


1 Comentario

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] veterana cántabra Ruth Beitia y el joven murciano Miguel Ángel López han sido nombrados mejores atletas españoles del año 2013 por la Federación de Atletismo. Pocos [...]

    Deja un Comentario