Festival de marcas sobre las vallas




En el viernes sueco, lleno de calificaciones y series para los días que se avecinan, las medallas no se repartieron hasta la última hora de la tarde. Todas a la vez. En peso, que entró en el Escandinavium tras la calificación del jueves en el Market Square, el serbio  Kolasinac, que ya marcó el ritmo en el centro comercial, no tuvo ningún problema para conseguir el oro con un mejor lanzamiento, el cuarto, de 20,62m, su mejor marca de este año, en un concurso muy regular. Le siguió de lejos el bosnio Alic (20,34m), que lanzó mejor que nunca, y el checo Prasil (20.29m) se llevó el bronce. Solo cinco hombre superaron la barrera de los 20 metros. También cogieron la bola las pentatletas, un día extenuante para ellas. En el círculo fue segunda la francesa Nana Djimou, que desde por la mañana dominó los 60m vallas, la prueba que abría el Europeo. Su regularidad tuvo el premio del oro (4666 puntos), que revalida después de ser campeona en Paris 2011. De nuevas llegaba la joven bielorrusa Maksimava, que firmó su mejor combinada (4658 puntos). Su plata se cimentó en los 800m, que ganó, y, sobre todo, la altura, que también. Saltó 1,90m, más de lo que lo harán algunas especialistas. La ucraniana Melnychenko (4608) no se impuso en nada pero estuvo en la pomada de todo. Su premio, el bronce.

Shubenkov, campeón europeo de 60 vallas. Foto de la Federación Rusa.

Shubenkov, campeón europeo de 60 vallas. Foto de la Federación Rusa.

En la recta central del pabellón sueco se resolvió el asunto de las vallas para todo el campeonato. No hubo sorpresa entre los hombres, en una extraordinaria carrera que ganó, por supuesto, el ruso Shubenkov, pese a su mala salida, (7,49s), seguido del italiano Dal Molin (7,51s) y el francés Martinot Lagarde (7,53s). Las marcas dejaron felices a todos, y no solo a los medallistas. Al oro, por hacer la mejor marca mundial del año, al transalpino, porque borró el anterior récord nacional, al tercero, porque hizo la mejor carrera de su vida. Menos el último, todos se superaron. Se batió el récord húngaro (Baji), dos marcas personales y otra de la temporada. Una locura. Tampoco se estrenó en la victoria la turca Yanit, doble campeona europea al aire libre, y ahora, también, triunfadora bajo techo batiendo el récord otomano (7,89s). Cinco centésimas más marcaron la bielorrusia Talay y la italiana Borsi-otro récord nacional azzurro-, más jóvenes. Fue, igualmente, la mejor carrera de su vida.


Deja un Comentario