España sufre para ser octava en Europa




El equipo nacional iguala la octava plaza del año pasado en el Europeo por selecciones de Braunschwieg, pero temiendo hasta el final por el descenso y con 30.5 puntos menos. Destacaron Jesús España, Antonio Abadía, Eusebio Cáceres y Nuria Fernández. Alemania gana en casa y Holanda República Checa y Turquía descienden.

En Braunschwieg, en el centro de Alemania, España se jugaba este fin de semana su posición en el concierto europeo del atletismo en dos largas jornadas y nueve extenuantes horas, a lo largo de cuarenta pruebas en el tradicional Campeonato de Europa por selecciones que desde hace cinco años se celebra de forma conjunta entre chicos y chicas. Después de muchos subes y bajas, de emociones positivas y negativas, de un tiovivo de estados a cada minuto y prueba, España ocupó la misma octava plaza que hace un año en Gateshead, pero con un rendimiento bastante inferior, 120.5 puntos frente a los 151 conseguidos en 2013 y un puesto por debajo de lo que las predicciones le auguraban. ”Ha sido un campeonato flojo. Lo he pasado mal y debemos poner las orejas tiesas para Zúrich”, declaró Ramón Cid, el director técnico, a EFE.

Después de un mal comienzo, se repuso en las horas finales del sábado y durmió a siete puntos del séptimo que ocupaban los checos. Sin embargo, otro mal inicio dominical permitió a los italianos adelantar a los de la rojigualda con comodidad. El sufrimiento por el descenso no se fue hasta el final, alejado solo por 9.5 puntos, a pesar de no ocupar nunca la 10ª posición. Al final, computados todos los resultados, los chicos solo consiguieron punto y medio más que las chicas (111 a 109.5), pese a llevar a Braunschsweig un equipo más discreto, en un campeonato marcado por las malas condiciones meteorológicas -especialmente el sábado- que impidieron marcas de relumbrón.

Jesús España, segundo en los 5000m. Foto de @atletismoRFEA

Jesús España, segundo en los 5000m. Foto de @atletismoRFEA

Como el año anterior, el equipo no consiguió victoria alguna. El que más cerca lo tuvo fue uno de los más veteranos del equipo de más de medio centenar que viajaron hasta la Baja Sajonia, Jesús España (13:56:00), después de dominar la táctica de una lenta carrera de los 5000m, desde las primeras posiciones, hasta las últimas, para subir otra vez a la cabeza a falta de cuatro vueltas y atacar en la última curva. Cuando el de Valdemoro ya olía la victoria, el local Arne Gabius le superó a falta de cinco metros impidiendo a España sus primeros doce puntos. La del teutón fue uno de los sorprendentes triunfos del mediofondo alemán, que junto a los lanzamientos, cimentó la victoria en la Superliga frente a los rusos: Timo Benitz venció en los 800m para pasmo de todos, y el inesperado Richard Ringer se impuso en los 3000m.

Tras los once puntos del madrileño, los mejores fueron Antonio Abadía y Nuría Fernández en los tres kilómetros, Eusebio Cáceres en longitud. El aragonés cambió la táctica de los mediofondistas previos españoles y decidió resguardarse en el medio del grupo hasta progresar en las últimas dos vueltas y acabar con la fuerza necesaria para entrar en tercera posición con su marca personal (7.52.22). De la misma veteranía tiró Fernández (8.51.54) en una prueba que no había corrido este año, donde ya mira a los 5000m de Zúrich. Su sprint, que no es su mejor cualidad, le valió para escalar hasta la tercera plaza en una prueba que se llevó la holandesa Sifan Hassan. El alicantino, por su parte, se quedó a cuatro centímetros de su marca de hace unas semanas, incapaz de superar los ocho metros en longitud (7.97m), pero estuvo acorde a la tónica de sus rivales, solo por detrás del alemán Reif y del inglés Rutherford, campeón olímpico en Londres.

Antonio Abadía manejándose en los 3000m. Foto de @atletismoRFEA

Antonio Abadía manejándose en los 3000m. Foto de @atletismoRFEA

Fuera de la cabeza

Nueve tantos correspondientes a la cuarta plaza sumó para España el lanzador de peso Borja Vivas, que clavó los 20m, lejos de su mejor rendimiento de su vida de hace una semana (20.80m), pero logrando meterse entre los cuatro mejores que tuvieron un intento más para decidir su victoria, que fue otra vez local gracias a David Storl. También lograron la misma posición Diana Martín en los 3000m obstáculos (9.42.18), que además revalidó la mínima para el Europeo de Zúrich del año pasado en una carrera inteligente en la que marcó su ritmo ideal hasta que faltó medio kilómetro. Peor estuvo Ruth Beitia, la favorita a llevarse la victoria en altura después de su gran rendimiento en Eugene. En Alemania no se encontró cómoda y no pasó de los 1.90m, que la condenaron a repartirse la tercera plaza y 9.5 puntos con la polaca Kamila Licwinko en una prueba que ganó la rusa María Kuchina (1.95m).

A los ocho puntos llegaron Kevin López (1.47.26) en su primer 800m de la temporada, donde lleva la preparación algo retrasada respecto a otros años. Sus carencias se notaron en el arreón final, cuando no pudo seguir al grupo de cuatro que se jugaron la victoria. En la misma prueba, Khadija Rahmouni (2.03.69) rindió muy por encima de lo esperado. Cuando las marcas la relegaban a los penúltimos lugares, peleó cada metro en el grupo y consiguió colarse hacía el grupo de cabeza y esprintar en la recta final. Precisamente en ese lugar Ángel David Rodríguez firmó 10.46s en los 100m lisos, que le valieron el quinto lugar de la serie de los más rápidos. En la pértiga, Naroa Aguirre se elevó hasta los 4,25m, algo menos de lo esperado, pero que sin embargo la valió para conseguir la quinta plaza. Mientras, en disco Mario Pestano lanzó el artefacto hasta los 62.16m, por detrás de otra victoria del germano Harting ante el polaco Malachowski; y en longitud Mar Jover firmó unos notables 6.45m que la situaron por detrás de las favoritas. Los dos tuvieron el valor añadido de aportar algunos de los últimos puntos a España este domingo, cuando el peligro del descenso acechaba.

Angel David Rodríguez en los 100m. Foto de @atletismoRFEA

Angel David Rodríguez en los 100m. Foto de @atletismoRFEA

Lanzadoras cumplidoras

Situados en la mitad de la tabla acabaron Pablo Torrijos en triple salto (16.16m), Aauri Bokesa en 400m (52.72s) y las notables lanzadoras, que compitieron por los lugares esperados o incluso mejoraron las expectativas: Sabina Asenjo en disco (56.54m) Úrsula Ruiz en peso (16.84m) y Mercedes Chilla en jabalina (56.03m). Un puesto por detrás, ya séptima, con seis puntos, también se situó Berta Castells en martillo (66.71m), como el pertiguista Didac Salas, el joven del que se esperaba algo más tras saltar hace unos días 5.60m que invitan a la esperanza en el futuro. Sin embargo, el catalán hoy se atascó una vez saltados los 5.22m y no pudo con 5.42m, donde agotó las posibilidades sin llegar al listón, fruto del desconvencimiento. El día tampoco era el mejor. Venció Lavillenie, claro, pero con unos pobres 5.62m. Después, notó algún dolor en su muslo y no pudo superar 5.72m.

Los 1500m masculinos, prueba fetiche del atletismo español, volvieron a sufrir un nuevo revés en alta competición. Álvaro Rodríguez (3.44.22) prometía una mejor actuación después de su victoria entre los españoles en Huelva, y así lo parecía después de que en las primeras vueltas ocupara las posiciones de cabeza, siempre siguiendo de cerca al francés Florien Carvalho, objetivo marcado en la reunión técnica. Sin embargo, como en Helsinki y Londres 2012, si no volvieron las calambres paralizadoras lo hizo el agotamiento, que le hundió en la última vuelta hasta la octava posición, dejándolo seco en la recta final. “Iba totalmente vacío muscularmente, apenas podía ya ni seguir corriendo”, aseguraba después en Facebook, antes de lamentar que estos problemas siempre le sucedan vistiendo la camiseta de la selección, con la que todavía tiene que ganarse su presencia en el Europeo de agosto.

Al mismo octavo lugar llegó también Francisco Javier López en 110m. vallas, quien, sin embargo, estará más satisfecho con una marca (13.91s) que se acerca a lo hecho este año. También fueron cinco puntos positivos para Laura Sotomayor. La vallista de 400m ha conseguido hace unos días el pasaporte para Zúrich y el sábado corrió en 57.32s, otra vez por debajo de la marca de acceso al Europeo.

Pinchazos en el mediofondo

Los cuatro puntos que otorga el noveno lugar se convirtieron en una maldición para el resto de mediofondistas que, como Rodríguez, empezaron fuerte en la carrera, siempre adelante, para naufragar en el momento decisivo, perdiendo posiciones según se acercaba la meta. Eso le ocurrió a Víctor García (8.40.40) uno de los atletas en mejor forma de esta selección (segunda marca), quien después de intentar seguir el ritmo del turco Akgad (10º), no tuvo ninguna respuesta para las situaciones que decidieron la victoria del francés Kowal en una carrera lenta (8.25), muy a su alcance. Fue uno de los momentos más delicados de la selección el domingo, que ya vivió otros dos malos tragos cuando la aragonesa Isabel Macías (4.18.54), que aún no ha alcanzado la forma, pareció valiente en los 1500m para empezar a hundirse a falta de vuelta y media y perder tres puestos (y tres puntos) en la recta final en una carrera pausada que la sueca Abeba Aregawi ganó cuando quiso; y cuando Dolores Checa repitió el mismo guión en los 5000m (15.51.99) después de marcar el ritmo de la prueba hasta el episodio final.

Teresa Arrendonea durante los 100m vallas. Foto de @atletismoRFEA

Teresa Arrendonea durante los 100m vallas. Foto de @atletismoRFEA

También en novena posición finalizaron Ana Peleteiro en triple salto (13.09m), que se quedó a un metro de su marca y a un mundo del duelo en el que la rusa Koneva (14.55m) venció a la ucraniana Saladuha, y los relevos masculinos, terceros en la serie de los peores tanto en el 4×100 (39.25s de Eduard Viles, Sergio Ruiz, Adriá Burriel y Ángel David Rodríguez) como en 4x400m (3.07.01 de Mark Ujakpor, Lucas Bua, Samuel García y Julio Arenas) -finalmente elevados al octavo puesto y cinco puntos por descalificación de los checos- . Por el contrario, los dos conjuntos femeninos, de los que no se esperaban grandes marcas, lastraron al equipo con dos descalificaciones que suponían cero puntos. Especialmente delicada fue la del 4x400m, la penúltima prueba del campeonato. Ni checas ni suecas, con las que estaba en juego el descenso, sumaron más de cuatro puntos, por lo que la pifia quedó minimizada.

La actuación española se completó con los tres puntos de la décima plaza de Iván Jesús Ramos en 200m (21.72s), lejos de su marca pero beneficiado por las descalificaciones, por los dos puntos de la antepenúltima plaza de Diego Cabello en 400m. vallas (53.22s), muy lejos de sus posibilidades, Javier Cienfuegos en martillo (68.61m), Borja Barbeito en jabalina (67.55m), Estela García en 100m (12.09s) y 200m (24.40s) y Teresa Errandonea en 110m.vallas, dónde la joven guipuzcoana cumplió con creces su sustitución a la lesionada Caridad Jerez bajando su marca hasta los 13.67s. Con un punto, que fue un lastre respecto a lo esperado, se quedaron el sábado Mark Ujakpor (48.00s), fatal en los 400m y Miguel Ángel Sancho (2.10m), último de la prueba de altura.

Teutones indomables

Alemania celebra su victoria en casa. Foto de la EAA.

Alemania celebra su victoria en casa. Foto de la EAA.

Alemania ganó la competición gracias las bajas rusas y británicas y a un rendimiento espectacular ante su público, ante el que lograron diez victorias que les aportaron 120 puntos de los 371 logrados, además de otros nueve segundos puestos. Algunos triunfos fueron tan sorprendentes como los citados en mediofondo masculino o el de la joven Malaika Mihambo en longitud femenina con la mejor marca personal (6.90m). Los rusos se tuvieron que conformar con la segunda plaza y 359.5 puntos tras un cerrado duelo con los germanos que se extendió hasta casi las últimas pruebas. Francia le arrebató por dos puntos (295 a 293) la tercera plaza a Polonia, que está en un gran momento atlético tras sus mundiales en pista cubierta en Sopot. Gran Bretaña, con muchas ausencias, clasificó en quinto lugar por delante de Ucrania. En la séptima plaza se quedó Italia, que remontó desde el descenso el domingo para pasar a España.

Por debajo, tras cambios polémicos en el último relevo masculino, Suecia, que terminó salvada, bajó después, y volvieron a darle por salvada, mientras holandeses, checos y turcos, últimos y descolgados con solo 137.5 puntos, descendieron. En 2015, Bielorrusia, Noruega y Finlandia les sustituirán en la competición, después de ascender en la primera liga que se disputó en Tallin.

@Ismael_Prz


1 Comentario

    Trackbacks/Pingbacks

    1. [...] propia Alemania y su fortaleza en los lanzamientos, como demostró en el Europeo por selecciones de Braunschweig, una pujante Francia, a la que le salen candidatos al oro por todos los sitios (Vicaut en 100m, [...]

    Deja un Comentario