El banquillo de Lavillenie




PREVIA: El saltador de altura Ivan Ukhov, la triple plusmarquista mundial Genzebe Dibaba o la nómina de ochocentistas intentarán hacer olvidar la ausencia del nuevo plusmarquista de pértiga y de otros ilustres en Sopot

No será este fin de semana el que Usain Bolt aproveche para conocer el mar Báltico. A la estrella universal del atletismo, como a otras tantas de la velocidad, nunca le interesó demasiado eso de la pista cubierta. Y el norte de Polonia, en marzo, en el invierno europeo, ni hablar. Tampoco Mo Farah, el nuevo tirano del fondo, necesita demostrar nada en los 3000m, pese a ser un título que nunca ha ganado. Prefiere reservarse para debutar en el maratón esta primavera. A Bohdan Bondarenko, el penúltimo asaltante al récord mundial de Javier Sotomayor en altura, ahora que la marca cumple 25 años, no le queda una excusa así para no estar a partir del viernes en Sopot, el centro de la triciudad que forma con Gdansk y Gdynia, allí en la siempre disputada Pomerania. Pero más que a ellos, el 14º mundial bajo techo echará en falta a Renaud Lavillenie, el flamante nuevo plusmarquista universal de pértiga, el autor del hito atlético del año, el francés de moda. Él si quería estar, pero su ambición desmedida aquel ya célebre 15 de febrero le llevó a arriesgar más allá del récord con una garrocha más dura y salir despedido hacia atrás hiriendo su tobillo.

El Ergo Arena de Sopot acoge las competiciones desde el viernes a las 10. Foto del Facebook de Sopot 2014.

El Ergo Arena de Sopot acoge las competiciones desde el viernes a las 10. Foto del Facebook de Sopot 2014.

Son las ausencias más destacadas entre otras muchas. Pese a ser el único evento con carácter universal del atletismo este 2014, solo ocho campeones mundiales en Moscú en agosto estarán en Sopot. De los destacados comparece Shelly-Ann Fraser-Pryce, la atleta de 2013, en unos 60m con competencia. Allí también estará Veronica Campbell-Brown, la doble campeona olímpica de 200m, después de ser exculpada de un positivo por dopaje. Las jamaicanas serán las referencias de un país que prefiere hablar en verano.

Con el oro al cuello llegan también la sueca Abeba Aregawi en 1500m, Valerie Adams, la neozelandesa que se ha recuperado a tiempo para seguir dominando el peso en su primera competición a cubierto este año, su homólogo alemán David Storl, el saltador de longitud ruso Aleksander Menkov y los combineros Ashton Eaton y Ganna Melnichenko. El estadounidense busca mejorar su récord mundial en heptatlón dos años después de la última cita de Estambul. Será uno de los puntos de atención del fin de semana, el sábado, el día antes de la final de los 800m con el etíope Mohammed Aman. No está David Rudisha pero las cuatro vueltas será una de las pruebas con más nivel, reuniendo a los dos primeros de Moscú -el tercero, Ayanleh Souleiman, estará en los 1500m-, además de a los polacos Adam Kszczot y Marcin Lewandowski, hambrientos en casa, y al español Kevin López.

Sin embargo, a falta de Lavillenie, las estrellas de Sopot seguramente tendrán nacionalidad etíope y rusa. Genzebe Dibaba ha centrado sus aspiraciones en los 3000m después de un invierno en el que ha batido las plusmarcas mundiales bajo techo en esa prueba, los 1500m y las dos millas. La hermana pequeña de la triple campeona olímpica Tirunesh renuncia al doblete pero parece la apuesta más fija de este mundial. Tampoco es arriesgado apostar a que el hasta ahora irregular Ivan Ukhov se imponga en el salto de altura. De su invierno, una vez sobre 2,42, 2,41 y 2,40 metros y otras dos sobre 2.38m, cabe esperar incluso algo más. El asalto a Sotomayor puede pillar a Bondarenko ante la tele. La altura florece tras años de anonimato y la competencia crece. A Aleksey Dmitrik saltar 2.40m no le ha servido para ir a Polonia porque no rindió en el campeonato ruso, pero sí estará el catarí Mutaz Essa Barshim, del que casi impresionan más sus 2,15m a tijera.

Un mundial para la élite                                                                                                                                        

Genzebe Dibaba solo competirá en los 3000m pese a sus tres récords mundiales este invierno. Foto de Facebook de la IAAF.

Genzebe Dibaba solo competirá en los 3000m pese a sus tres récords mundiales este invierno. Foto de Facebook de la IAAF.

Son las contradicciones de un mundial precedido por la polémica. La Federación Internacional estableció unas mínimas elitistas especialmente en los concursos y el corto invierno no ha dado tiempo a que los suficientes atletas las superaran en algunas pruebas. Por ejemplo, solo seis atletas han superado los 14,25m exigidos en el triple salto femenino y, aún más, solo cuatro los 8,16m que se pedían en la longitud masculina. Con ese panorama, la IAAF se vio obligada a repescar marcas de 2013 -también valían- olvidando a algunos que se quedaron cerca esta temporada. Entre eso y el derecho de los países más modestos a presentar un atleta sin marca en alguna prueba para estar en el mundial, se consiguió acercarse a los 600 atletas prometidos de 141 estados, aunque con notables desigualdades. Las combinadas solo tendrán ocho atletas y la pértiga se disputará con una final directa de 12, mientras que los 60m afrontarán interminables series para filtrar los 49 hombres y 44 mujeres inscritos.

Velocidad y vallas

A falta de casi todos, es bastante probable que un desconocido se imponga en los 60m. Los estadounidenses Marvin Bracy y Trell Kimmons parten como favoritos. Entre ellas, hasta cuatro mujeres han sido más rápidas este invierno que Fraser-Pryce, con la costamarfieña Murielle Ahouré como rival más peligrosa. En la misma distancia con vallas, las desavenencias entre Cuba y Dayron Robles volverán a impedir al campeón en 2010 estar en el mundial pese a su buena forma. Los franceses Martinot-Lagarde y Garfield Darien, el ruso Shubenkov y los estadounidenses “B” lucharán por el título, mientras la australiana Sally Pearson llegó a última hora pero parece mejor que ninguna entre las mujeres. Ya en el anillo, el trinités Lalonle Gordon parte con ventaja en 400m, con el subcampeón olímpico Luguelín Santos con una marca por debajo de sus posibilidades. En la versión femenina, todo parece un asunto de rusas y estadounidensas.

Mediofondo 

Ninguna mujer ha bajado de los dos minutos este año en los 800m. Dos jóvenes estadounidenses son las mejores del invierno en una distancia marcada por las ausencias. Nada que ver con la lista inicial masculina. Los 1500m serán africanos, aunque a los keniatas les ha nacido rivalidad en el marroquí Mohammed Moustaoui y el yibutiano Souleiman. Más claro está lo de ellas. La sueca Abeba Aregawi con su récord europeo reciente parece tan favorita como Dibaba en la distancia superior. Otra mujer que impresionó este invierno, la estadounidense de 17 años Mary Cain, es baja de última hora. Precisamente de este país llegarán el fondista Galen Rupp y el incombustible Bernard Lagat, llamados a luchar por los 3000m con los etíopes Hagos Gebrhiwet y Dejen Gebremeskel.

Saltos

El joven Menkov parte con ventaja en una prueba abierta de longitud, plagada de notables que hace tiempo que no dan su mejor brinco. La versión femenina tampoco tiene favorita, aunque la desconocida rusa Svetlana Denyaeva-Biryukova ha rozado los siete metros. También en el foso, Cuba puede encontrar su paraíso en el triple salto. Pedro Pablo Picardo y Ernesto Revé, los más jóvenes de la prueba, parecen un escalón por encima. La ucraniana Olga Saladuha y la rusa Ekaterina Koneva están a la par en la prueba femenina.

En los saltos verticales, el tercer alemán Malte Mohr tiene su gran oportunidad en la pértiga, un evento en el que se notará el peso de los ausentes. Entre ellas, la emoción está asegurada. Anna Rogowska parte con doble ventaja: compite en su región y es la líder del año, aunque solo por tres centímetros con la estadounidense Jennifer Suhr, que está lejos de la forma que le hizo saltar cinco metros el pasado invierno. En la altura femenina, sin tantas expectativas como la masculina, Blanka Vlasic está en forma para pelear el oro con Ruth Beitia después de sus lesiones. Sin embargo la rusa Maria Kuchina es la líder del año un centímetro más arriba, aunque su inexperiencia le puede pesar, al igual que a la local Kamila Kicwinko.

Peso, combinadas, relevos

En el círculo de lanzamientos, los estadounidenses llegan dispuestos al triplete con un Ryan Whiting en gran forma. Obligados a la sorpresa están el doble campeón olímpico Tomasz Majewski en casa o Storl. Germán Lauro, quinto del año, parte en mejor posición que nunca para ser el primer argentino en ganar una medalla en un mundial de atletismo. En las combinadas, el holandés Eelco Sintnicolaas es el mejor del año, pero Eaton parece favorito en su único maratón de pruebas este año -en verano hará 400m vallas-. Su pareja, la canadiense Brianne Theisen-Eaton, que ya subió al podio en Moscú, puede disputarle al oro a Melnichenko, aunque nada es descartable, al igual que los relevos 4x400m, propicios a las sorpresas aunque con Estados Unidos, Jamaica, Gran Bretaña y Bahamas como candidatos.

Horarios

Previa española

@Ismael_Prz


Deja un Comentario