El atletismo español resiste a 2013




RESUMEN: España sumó dos bronces inesperados en el Mundial y cuatro medallas en el Europeo indoor de Gotemburgo. Los velocistas Bolt y Fraser-Pryce, el fondista Farah y la pertiguista Isinbayeva dominaron en Moscú.

La veterana cántabra Ruth Beitia y el joven murciano Miguel Ángel López han sido nombrados mejores atletas españoles del año 2013 por la Federación de Atletismo. Pocos cuestionan la decisión, después de que la saltadora de altura fuera la única en repetir medalla en los dos grandes campeonatos, el europeo en pista cubierta de Gotemburgo y el mundial al aire libre de Moscú, invierno y verano, oro continental y bronce mundial, y el marchador subiera al podio en la jornada inicial de la segunda cita, donde España sorprendió por su rendimiento. Cuando no se espera nada, cualquier noticia positiva es una alegría inmensa. Pocos apostaban por dos medallas -dos bronces- en la gran cita de Rusia, que pudieron ser tres si Eusebio Cáceres, el más favorito al podio a priori, no se hubiera quedado a un centímetro del podio en salto de longitud. El alicantino fue el protagonista del fogonazo del año para el atletismo español. Su brinco de 8.37m en Tampere para proclamarse campeón de Europa sub23 le deja como el tercer saltador que más lejos ha llegado en el foso en este 2013.

Ruth Beitia y Miguel Ángel López, los mejores del año. Europa Press.

Ruth Beitia y Miguel Ángel López, los mejores del año. Europa Press.

Alessandra Aguilar, quinta en maratón, y Beatriz Pascual, sexta en 20km marcha, también estuvieron cerca de las mejores del mundo, lugar al que quiere llegar Bruno Hortelano. Su actuación, un récord de España que le llevó a las semifinales de 200m con 22 años y que tenía Sergio Ruiz desde sólo dos meses antes, fue lo más fresco de un campeonato en el que los dos velocistas también compartieron plusmarca española en el relevo 4x100m. Además de ellos, también Javier Cienfuegos borró por dos veces el récord español de martillo, aunque no querrá recordar su  rendimiento en Moscú.

Meses antes, el europeo en pista cubierta de Gotemburgo había dejado, además del segundo entorchado a nivel continental de Beitia, tres platas de Kevin López en 800m -incapaz otra vez de llegar a la final de Moscú-, de Isabel Macías en 1500m -donde se esperaba a Natalia Rodríguez, lesionada antes de la final-, y de Juan Carlos Higuero en la misma prueba. Ni la zaragozana ni el arandino clasificaron para el Mundial. De nada sirvieron los resultados de la ciudad sueca para un kilómetro y medio en crisis de resultados. Por primera vez en este siglo, en verano no hubo competencia por las plazas de los 1500m, sino plazas vacías para acompañar a David Bustos, que naufragó en primera ronda.

Si la clasificación por puntos de Moscú situó a España como 17º potencia mundial del atletismo en 2013 y la de Goteborg como 9ª de Europa, en la Copa de Europa por equipos de junio España terminó octava, salvando la categoría pero sin alharacas. Además, Borja Vivas en peso, Sergio Ruiz en 200m, Estela García en 100m, Berta Castells en martillo, Naroa Aguirre en pértiga, Aida Bicet en jabalina y Raquel González en 20km marcha subieron al podio de Mersin, en los Juegos Mediterráneos que se celebraron este año en Turquía y España se volvió a alzar a lo más alto del cross europeo tanto con el equipo masculino como con Alemayehu Bezabeh, y como tercera potencia femenina en el campo a través en Belgrado. Con la cita de Serbia concluyó el año que despidió a María Vasco del atletismo, tiempo postolímpico, y dejó al atletismo nacional inmerso en su crisis aunque vislumbrando alguna esperanza con resultados que en algún caso estuvieron por encima de lo esperado.

Bolt, Fraser-Pryce, Isinbayeva, Farah…

Isinbayeva, campeona mundial en casa. Foto de Selligpau.

Isinbayeva, campeona mundial en casa. Foto de Selligpau.

A nivel internacional, el 2013 echó de menos como a ningún otro a David Rudisha. El plusmarquista mundial de 800m apenas apareció por las pistas y se perdió la gran cita de Moscú tras lesionarse entrenando en primavera. Pese a su ausencia y a la falta de récords que coronaran el Mundial, no faltaron las memorables actuaciones de los jamaicanos Usain Bolt y Shelly-Ann Fraser-Pryce, el gigante y la pequeña, triples oros en 100m, 200m y el relevo 4x100m, nombrados mejores atletas del año por la Federación Internacional después del impacto que para la velocidad tuvieron los positivos por dopaje de Asafa Powell y Tyson Gay, el doblete del fondo del incombustible británico Mo Farah, la emotiva victoria de Yelena Isinbayeva, volviendo al trono de la pértiga tras años complicados en una supuesta retirada que de momento no es definitiva, el rendimiento del ucraniano Bohdan Bondarenko sobre el listón de altura, capaz de llegar varias veces este año hasta los 2,41m y atacar sin éxito el récord del mundo o el sobresaliente salto de 18 metros que aupó al oro del triple al francés Teddy Thamgo en la última jornada. Los rusos ganaron al medallero porque EE.UU. se dejó oros cantados por el camino, aunque nadie discutió a los norteamericanos su supremacía en medallas y por puntos. Jamaica volvió a dominar la velocidad y Kenia el fondo, pese a que no estaba Wilson Kipsang, el protagonista del año si hablamos de marcas. El atleta de 31 años se reservó para, un mes después, como no, en Berlín, arrebatar otros segundos al cronómetro del maratón dejando el récord mundial en 2.03.23.

Para el recuerdo del año que termina quedan también el salto de 6.07m en pértiga frustrado del francés Renaud Lavillenie en Gotemburgo. El listón se quedó enganchado sin caer y los jueces no lo dieron por bueno. Su victoria con seis centímetros menos fue lo más memorable del Europeo en pista cubierta. Al invierno le siguió otro verano de buenas marcas hasta fallar en la gran cita: en Moscú le derrotó el alemán Raphael Holzdeppe. El éxito en las dos competiciones más importantes del año sí acompañó a la sueca de origen etíope Abeba Aregawi, cuyo dominio de los 1500m ha sido incontestable. El otro momento memorable del año se dibujó en Mónaco, donde Asbel Kiprop ganó los 1500m de la cita de la Diamond League con Mo Farah a su espalda batiendo el récord de Europa de Fermín Cacho. 3.28 para un atleta que sólo calentaba para ganar en Moscú en 5000m y 10000m, sus especialidades.

@Ismael_Prz


Deja un Comentario