Candidatos a dos reinos en el Letzigrund




PREVIA: Mo Farah y Bob Tahri en fondo, Dafne Schippers en velocidad y Mekhissi-Bennabad en mediofondo aspiran al doblete en el Europeo de Zúrich que comienza este martes, un campeonato con los Renaud Lavillenie y Bohdan Bondarenko como estrellas de la temporada y con el Aregawi-Hassan como gran duelo.

Europa se reencuentra con el atletismo y éste acude a su búsqueda con el viejo contienente en su mismo corazón, en la suiza Zúrich, uno de sus escenarios míticos por acoger todos los años una de las reuniones más prestigiosas, la Weltklasse, que ahora forma parte de la Liga de Diamante. Por eso, el Letzigrund Stadium de esa ciudad idílica cuando sale el sol, entre lagos, alpes, bancos y vecinos acomodados, doblará el trabajo este verano para acoger desde la mañana de este mismo martes al casi millar y medio de atletas que saldrán a por el cetro europeo de sus pruebas, que en el caso de los más avariciosos serán varias. Hasta cuatro atletas viajan a Suiza con intenciones argumentadas de llevarse dos oros. Los que lo consigan, serán coronados reyes del campeonato, trono al que opta, por ejemplo, el británico Mo Farah, quien después de su aventura en el maratón buscará el doblete que ya logró en los Juegos Olímpicos 2012, el Mundial 2013 y en el Europeo de Barcelona de 2010, el último que tuvo todas las pruebas tras la aventura preolímpica de Helsinki 2012. La estrella del fondo universal ha tenido una muy relajada aproximación a la pista esta temporada, donde los 5.000m (final, domingo, 16:30) que corrió en Portland en junio le colocan como quinto europeo del año y donde ni siquiera se ha probado en los 10 kilómetros (miércoles, 19:51).

Dafne Schippers. Foto de Jamie Squire.

Dafne Schippers. Foto de Jamie Squire.

Más arriba está la holandesa Dafne Schippers, preparada para sumar sus primeros grandes oros al liderar el ranking tanto de los 100m (miércoles, 20:25) como los 200m (viernes, 20:25). En la prueba de la recta su marca (11.03) aproxima a la neerlandesa a la francesa Soumaré, con la que comparte marca, pero en la de la curva, sus impresionantes 22,34s le hacen muy favorita al título. Más insólita es la pretensión del francés Mahidine Mekhissi-Bennabad, la de un doble insólito en los 1.500m (domingo, 15:05 y los 3.000m obstáculos (jueves, 20:45).  En la última prueba nadie duda de su dominio, con nueve segundos sobre su más próximo rival, pero en el kilómetro y medio es el noveno del año, a cuatro segundos del noruego Henrik Ingebrigsten, que defiende título. Precisamente otro francés exobstaculista, Bob Tahri, parece dispuesto a correr en las dos pruebas de Farah, donde es segundo en los cinco kilómetros y cuarto en los diez, pero con el británico en liza, su éxito se antoja improbable.

Centrados solo en un esfuerzo, están las otras principales estrellas del campeonato, donde destacan dos saltadores por encima del resto. Son el francés Renaud Lavillenie, protagonista del año tras su récord mundial en febrero y, aunque más relajado este verano, candidato único al oro en pértiga (sábado, 15:03); y el ucraniano Bohdan Bondarenko, seguramente dispuesto a atacar por enésima vez el récord del mundo de altura si tiene la victoria asegurada, algo que no será fácil con el ruso Ivan Ukhov en liza, otro hombre que, como su compatriota Andrey Protsenko, ha pasado de 2,40m este año. Se antoja una de las mejores finales del campeonato (viernes, 19:46), junto a los 1.500m femeninos (viernes, 19:25), donde dos europeas de origen africano, la holandesa Sifan Hassan y la sueca Abeba Aregawi se baten con ambas en menos de 3.58 minutos. Otra sueca, Bahta, podría defender el terreno ante la misma Hassan si esta tiene fuerzas para salir en los 5.000m (sábado, 17:40) e intentar, como los anteriormente mencionados, el doblete.

En el resto de las pruebas, quedan incógnitas por despejar. Una es si Piotr Malachowski conseguirá ganar por fin este verano Robert Harting en disco, a pesar de que el polaco ha lanzado más lejos, o saber por qué distancia ganarán las que parece que tienen el oro en su bolsillo, como la croata Sandra Perkovic en el disco femenino, la rusa Ekaterina Koneva en triple salto, o el francés Pascal Martinot-Lagarde en en 110 metros vallas. En el extremo contrario, pocas pruebas con más igualdad que la longitud femenina, con siete mujeres encerradas en cinco centímetros, o la altura, con cinco en dos. También las jabalinas o la pértiga femenina parecen muy abiertas.

Para el medallero general, Rusia defiende su liderato de Barcelona 2010 (en Helsinki 2012, última edición, ganó Alemania pero faltaban las pruebas de marcha y maratón), con otros países en el cogote. La propia Alemania y su fortaleza en los lanzamientos, como demostró en el Europeo por selecciones de Braunschweig, una pujante Francia, a la que le salen candidatos al oro por todos los sitios (Vicaut en 100m, Lemaitre en 200m, Bosse en 800m, Billaud en vallas, Lesueur en longitud, los mencionados Lavillenie, Mekhissi-Bennabad y Tahri), los británicos, con opciones sobre todo en la pista, los siempre regulares ucranianos de Bondarenko o las pujantes Polonia y Holanda con sus chicas (Schippers, Hassan y Broersen en el héptatlon). Europa pone en juego sus coronas.

@Ismael_Prz


Deja un Comentario