Caminando por el aire




En este artículo vamos a hacer una pequeña introducción al salto de longitud y a sus aspectos más importantes así como repasar los nombres clave de la historia de esta centenaria disciplina atlética.

Presentación

Tal como pueda ser el salto de altura, el salto longitud siempre ha sido una medida plausible de las capacidades humanas y su desarrollo a lo largo del tiempo se ha servido para valorar la evolución del hombre y conocer los límites de su cuerpo.

En lo que a su historia olímpica se refiere, el salto de longitud está presente en los Juegos desde la primera edición en 1896 aunque solo en categoría masculina. Habría que esperar hasta 1948, en Lond res, para que la prueba femenina se introdujese en programa olímpico.

El salto de longitud también estuvo incluido en los Juegos Olímpicos de la Antigüedad aunque no como prueba única, sino formando parte del pentatlón.

La técnica

A lo largo del tiempo han existido multitud de técnicas en esta disciplina, pasando por los saltos agrupados o el hitch-kick (también llamado salto de tijera) que se hizo popular a principios de siglo XX. Aunque los que mejores resultados han proporcionado han sido el llamado salto del siglo, que se trata de un movimiento de piernas dos y medio y una preparación de la caída en el que se flexiona el tronco muy flexionado y piernas muy avanzadas y el flip que se caracteriza girarse hacia un costado en el momento que se ha alcanzado el punto más alto y acabar aterrizando en una posición similar a la fetal.

Las marcas

En cuanto a las marcas hay que decir que el récord del mundo masculino está situado en 8,95 metros, logrado por Mike Powell en la final del mundial de Tokio 1991, un hito que parecía inalcanzable tras los estratosféricos 8,90 de Bob Beamon en 1968 aunque si bien es cierto, ayudado por la altitud de México D.F.
En categoría femenina el récord mundial lo estableció Chistiakova (URSS) en 1988 con una marca de 7,52 metros, una marca bajo la sombra del dopaje de estado que se ejercía en los países del Este de Europa.
En cuanto a ciertas marcas simbólicas hay que decir que el primer hombre en superar la barrera de los 7 fue el irlandés John Lane en 1874 y más tarde, en 1935, Jesse Owens reventó la barrera de los 8 metros con su 8,13, un récord que duraría cinco lustros.

Palmarés Olímpico

Estados Unidos es el país más laureado en categoría masculina con un total de 21 oros, es decir, que únicamente en 5 ocasiones se ha quedado un atleta norteamericano sin subir a lo más alto del cajón. El atleta con más oros en esta prueba es el estadounidense Carl Lewis con 3 y el primer campeón olímpico fue el también norteamericano Ellery Clark pero no debemos olvidarnos de otros grandes nombres que han marcado la historia de esta prueba en las olimpiadas, como Bob Beamon, Jesse Owens, Iván Pedroso o el último ganador, el panameño Irving Saladino.

En las mujeres el palmarés está mucho más repartido. El dominio comenzó siendo ejercido por países del este de Europa como Hungría, Polonia, URSS o Rumanía o Alemania Oriental pero en los últimos años han alcanzado la gloria Nigeria o Brasil de la mano de Maurren Higa Maggi en la última edición.
La mítica atleta alemana Heike Dreschler, con dos, es la mujer con más oros en las olimpiadas pero la actuación más inolvidable en una cita olímpica la realizó Jackie Joyner-Kersee en Seúl 88’ al firmar unos impresionantes 7,40 en la final, marca que aún perdura como récord olímpico.


1 Comentario

  1. Pepe dice:

    hiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

    fantastic

Trackbacks/Pingbacks

    Deja un Comentario