Británicos y franceses se reparten el botín




Gran Bretaña y Francia consiguen 23 medallas, aunque los primeros logran 12 victorias, las tres últimas en los relevos, y lideran el medallero. Rusia solo se lleva tres oros, mientras que Polonia sube 12 veces al podio. Dafne Schippers, Mo Farah y Johann Diniz se consagran en Zúrich

El ‘God save the Queen’ y ‘La Marsellesa’ se rayaron en el Letzigrund. Las apuestas no saltaron por los aires en Zúrich y Gran Bretaña y Alemania se repartieron el botín, con 23 metales cada uno, aunque tres más brillantes (12 por 9) de los insulares, que aceleraron en la última jornada con Rutherford, Farah y los relevos para situarse por encima de los galos, con un atletismo sobresaliente y recuperado en este Europeo. No era tan previsible el hundimiento de los rusos, aunque líderes en la clasificación por puntos, la más objetiva, y casi tan asiduos al podio, 22 veces, solo tres veces, una más que España, hicieron sonar el himno en el Letzigrund. Acechados por los controles antidopajes, Rusia mantiene fondo pero pierde élite, la que gana Polonia, cuarta por medallas, con 12, aunque sexta por oros, con dos. Los polacos confirman su ascenso de Sopot hace unos meses con un equipo completo que florece en todas las especialidades. El tercer puesto por calidad lo ocupa Alemania, con la mitad de sus medallas de oro (4 de 8) gracias a sus lanzamientos, que siguen sosteniéndolos después de unas cuantas decepciones tras sus victorias impensables y su liderato en el Europeo por selecciones de Braunschweig en junio. España ya recupera su posición por detrás en cuanto a puntos, aunque por podios todavía Países Bajos y Ucrania están por delante. Los primeros aportaron, además, a la reina de los campeonatos, la heptatleta reconvertida en velocista Dafne Schippers, campeona de 100 y 200 metros, frustrada hoy en el relevo. El rey es de los ganadores, el esperado Mo Farah, único capaz de ganar dos pruebas, los 5.000 y los 10.000m. Su protagonismo solo lo puede discutir el galo Johann Diniz, único capaz de batir un récord del mundo en Suiza en los 50km marcha.

Los ganadores británicos del relevo 4x100m. Foto de Dean Mouhtaropoulos

Los ganadores británicos del relevo 4x100m. Foto de Dean Mouhtaropoulos

Las finales sin españoles de la última jornada sirvieron para apuntalar la jerarquía alemana en los lanzamientos. Sin llegar a los 20 metros, la alemana Christina Schwanitz se colgó el oro en lanzamiento de peso un año después de su subcampeonato mundial (19.90m) por delante de la rusa Eugeniya Kolodko (19,39m) y de la húngara, la sorpresa, que batió el récord nacional (19.04m). En la jabalina masculina, también se cumplió la tradición y el oro viajó hasta Finlandia. Anti Ruuskanen, bronce en Londres 2012, hizo volar la jabalina hasta donde ningún europeo lo había hecho este año, los 88,01m en el tercer intento, y cerró la final. Ni el líder del año, el checo Vitezslav Vesely (84,79m), ni su compatriota, el veterano Teero Piktamaki (84,40m) pudieron hacer nada en una final sin el archirrival del último, el doble campeón olímpico noruego Andreas Thorkildsen.

En los relevos, tres de cuatro en oros para Gran Bretaña, campeón con dificultades primero en 4×400 metros (2.58.79), donde el campeón de la prueba individual Martyn Rooney, tuvo que emplearse a fondo en la última posta para superar, ya al final, al ruso Vladimir Krasnov, después de recibir con la prueba muy ajustada tras tres postas. Rusia acabó con 2.59.38 y Polonia rascó el bronce en 2.59.85. Los británicos también se llevaron las dos pruebas cortas. Ni siquiera el campeón de los 100m, James Dasaolu, les hizo falta para imponerse con facilidad. El de 200m, Adam Gemili, remató el récord nacional (37,93s). Detrás, incluso los alemanes (38.09s) superaron a los franceses (38,47s). Las chicas batieron el récord nacional (42.24s), por delante de Francia (42,45s) y Rusia (43,22s). En el relevo largo femenino las galas obtuvieron su única victoria (3,24,27) ante Ucrania (3,24,32) y Gran Bretaña (3,24,34).

@Ismael_Prz


Deja un Comentario