Beitia, Vivas y Terrero estrenan con relax




Los tres españoles medallistas en Zúrich y presentes en Estocolmo estuvieron muy por debajo de sus prestaciones en el Europeo en el regreso de la Diamond League, donde el pertiguista Renaud Lavillenie hizo tres nulos y Adam Kszczot en 800m y Antii Ruuskanen en jabalina estrenaron el título con victoria.

Casi un mes después volvió la Diamond League a Estocolmo después de los Juegos de la Commonwealth y los Europeos de Zúrich y las reacciones de los diferentes atletas que participaron hasta hace apenas cuatro días en la ciudad suiza fueron muy diferentes. Los tres medallistas españoles presentes en Suecia, por ejemplo, se mostraron muy relajados. La campeona de Europa el pasado domingo Ruth Beitia no saltó más de 1,90m en altura, once centímetros menos que en la final en un concurso de muy bajo nivel en el que la rusa Maria Kuchina y la lituana Airine Palsyte la superaron llegando a 1,90m. Más abajo acabó, octavo, el subcampeón Borja Vivas en peso, muy lejos de su marca de la semana pasada (20,02m) en un concurso que se llevó el estadounidense Reese Hoffa (21,06m) y en el que el campeón David Storl fue tercero. En la vuelta a la pista, la tercera de Europa, Indira Terrero, fue primera del continente, batida por una avalancha de jamaicanas y estadounidenses. Su marca, 52,70s, queda muy atrás de los 51,38s que corrió en la final del pasado viernes. La prueba la ganó la jamaicana Novlene Williams-Mills (50,09s), una de las líderes de la carrera por el diamante a falta de tres reuniones que vencieron en Estocolmo, como Hoffa y Kuchina.

Renaud Lavillenie. Foto de Jonathan Nackstrand.

Renaud Lavillenie. Foto de Jonathan Nackstrand.

Otros fueron los estadounidenses Michael Tinsley, el único que bajó de 50 segundos en 400 metros vallas (49,69s) junto al puertorriqueño Javier Culson (49,84s); Allyson Felix, que aplastó los 23 segundos en los 200m (22,85s) por delante de la también norteamericana Tori Bowie (22,91s); Queen Harrison (12,66s), por debajo de los 13 segundos en un triplete USA con Nia Ali (12,96s) y Dawn Harper-Nelson (12,99s); Tianna Bartoletta, que en uno de los mejores concursos, el de longitud, venció (6,98m) a la campeona de Europa francesa Eloyse Lesueur (6,94m), que llegó más lejos que en Zúrich; la etíope Hiwot Ayalew en los 3.000m obstáculos (9,17,04); y la croata Sandra Perkovic en disco, más moderada que su espectacular marca del sábado (66,74m).

De regreso a Zúrich, dos hombres que triunfaron en el Europeo volvieron a hacerlo en Estocolmo. Fueron el finlandés Antii Ruuskanen en jabalina (87,24m), que venció al alemán Thomas Rohler (85,12m) y a su compatriota Teero Piktamaki, otra vez tercero, en un concurso muy ajustado que se decidió en pocos centímetros, y el polaco Adam Kszczot, que en los 800m (1,45,25) derrotó al dijibutiense Ayanleh Souleiman mientras a su espalda llegaron los decepcionados en el campeonato, el también polaco Marcin Lewandowski y el francés Pierre Ambroise Bosse. En esas dos pruebas, atletas en forma hasta hace unas fechas no estuvieron tan finos. Fueron el keniata Julius Yego y el egipcio Ihab Abdelrahman, cerca de los 90 metros este año y cuarto y quinto en jabalina y el botsuano Nijel Amos, quinto en las dos vueltas a la pista después de ganar varias veces a Rudisha este año, la última en los Juegos de la Commonwealth.

En el extremo contrario, como los españoles, dos triunfadores hace una semana no tuvieron ninguna opción este jueves en la DN Galan. La campeona de los 1.500m, la holandesa Sifan Hassan, tercera, volvió a superar a la sueca Abeba Aregawi, décima y hundida a más de seis segundos de la victoria, y a la también sueca Mehra Bahta, campeona de los 5.000m, séptima, a cuatro. A todas ellas les superó la etíope Genzebe Dibaba, la tercera pieza que se sumaba al espectacular enfrentamiento entre Aregawi y Hassan. Sin embargo, en una carrera que no bajó de los cuatro minutos (4,01,00), la británica Jenni Simpson sorprendió a todas. Más espeluznante aún fue el concurso de pértiga, que vio la primera derrota del francés Renaud Lavillenie en mucho tiempo. Confiado, como en Zúrich no empezó a saltar hasta que el listón no se situó en 5,60m, la altura con la que el griego Konstantinos Filippidis se llevó la prueba saltando lo mismo que el polaco Piotr Lisek y el chino Changrui Xue en un mal día para los saltos verticales. En su debut se estrelló el galo, al igual que sus compañeros de podio, que tampoco lograron marca aunque estuvieron peor aún. Ni con los factibles 5,30m pudieron el francés Kevin Menaldo y el checo Jan Kudlicka.

Tampoco se recordará demasiado el concurso de longitud, con solo tres hombres por encima de los ocho metros. Fueron el sudafricano Godfrey Mokoena (8,09s), el holandés Ignasius Gaisah (8,04m) y el sueco Michael Torneus (8,03m). En el mismo plano, los 100 metros lisos, con la victoria del jamaicano Nesta Carter en 9,96s. De más brillantez gozaron los 5.000 metros, donde el poco habitual etíope Muktar Edris logró la única mejor marca del año (12,54,83) bajando de 13 minutos junto a los keniatas Thomas Logosinwa (12,56,16) y a Caleb Ndiku (12,59,17).

@Ismael_Prz

 

 

 

 

 


Deja un Comentario