África también se apunta a la jabalina




El egipcio El Rahman sorprende en la Diamond League de Shanghai rozando los 90 metros y mejorando seis su marca. Justin Gatlin se impuso en los 100m, Abeba Aregawi en los 1500m y Renaud Lavillenie volvió con victoria en pértiga

Abd Ihab El Rahman no es un nombre familiar en el atletismo. O, al menos, no lo era hasta hoy, cuando el lanzador de 25 años llevó inesperadamente el concurso masculino de jabalina de la segunda etapa de la Diamond League en Shanghai al primer plano. De salida, a la primera, lanzó el artefacto hasta los 89,21m, seis metros más de lo que había lanzado hasta ahora, hace unos días en El Cairo, un salto sideral en la prueba, más sorprendente aún tratándose de un egipcio, un país con nula tradición en una prueba cada vez más acostumbrada al exotismo, con el keniata Julius Yego a punto de subir al podio en el pasado mundial. El intento, no solo fue la mejor marca del año, que será difícil de superar, y del mitín, sino también el récord africano. El impacto de su actuación fue tan brutal que el resto no tuvo respuesta. A mitad de concurso, El Rahman pudo irse a la ducha sabiendo que la victoria no se le iba a escapar.

Ihab Abdelrahman El Sayed. Foto de Stu Forster

Ihab Abdelrahman El Sayed. Foto de Stu Forster

Los otros triunfadores eran más esperados. Hablamos de Abeba Aregawi, vencedora de los 1500m con la facilidad habitual para parar el reloj por primera vez esta temporada por debajo de los cuatro minutos al aire libre (3,58,72) en una carrera en la que las demás levantaron el ranking primaveral con tres marcas personales y un récord nacional; y de Justin Gatlin, que certificó las buenas sensaciones que dejó hace unos días en Tokio, donde casi bajó de los 10 segundos con un vendaval en contra. Hoy, sin que se moviera una hoja, paró el crono en 9,92s en los 100m lisos. Tampoco se quedó atrás el hombre del año, Renaud Lavillenie, que volvió a las pistas por primera vez tras su récord mundial de febrero con su correspondiente lesión y ganó con el mejor salto anual sin techo (5,92m), con algunos nulos por el camino pero una tremenda diferencia sobre todos sus rivales, también de los alemanes, Holzdeppe y Mohr, que no tuvieron su día (5,52m).

Pero para triunfadora de la noche nadie como la nigeriana Blessing Okagbare, que firmó algo poco habitual en la Diamond, dos victorias en una reunión. Primero, y por un solo centímetro, batió a la serbia Ivana Spanovic en longitud (6,86m) y, después, casi al final de la velada, culminó su gran día con otro récord del miting en los 200m (22,36s). Siguiendo con los nombres destacados, la sorpresa llegó al final, cuando el local Wenjun Xie derrotó a Pascal Martinot-Lagarde y David Oliver en los 110 metros vallas en la mejor carrera de su vida (13,23s) con Liu Xiang observando desde la grada. En la recta, sorprendió la pésima salida del explusmarquista mundial Dayron Robles, relegado al sexto lugar de la parrilla final.

En la vuelta a la pista la jamaicana Novlene Williams-Mills venció en los 400m femeninos (50,31s) mientras el norteamericano Michael Tinsley hizo lo propio en los cuatro vallas masculinos con una marca notable (48,77s). El largo aliento tuvo de protagonistas a keniatas y etíopes. Yenew Alamirew, de los segundos, dejó el récord de la reunión en 13,04,83 en los 5000m, donde hasta seis atletas bajaron de 13,10. En los 3000m obstáculos femeninos la estadounidense Emma Coburn también ascendió hasta la cabeza de las tablas del año (9,19,80). Mientras, en los 800m masculinos el keniata Robert Biwott aprovechó la ausencia de los intratables Rudisha, Amos y Aman y el despiste del campeón olímpico de los 1500m Taoufik Makhloufi, que celebró la victoria antes de tiempo, para imponerse y mejorar su marca personal (1,44,69).

En el resto de concursos, Sandra Perkovic llevó el récord croata aún un poco más allá lanzando el disco hasta los 70,52m, mientras su compatriota Ana Simic se aprovechaba de un concurso de altura femenina de bajo postín para ganar con 1,97m, con Ruth Beitia, única española en Shanghai, tercera y varada en 1,92m. Los chicos destacaron especialmente en peso, donde el veterano Christian Cantwell (21,23m) lideró el triplete estadounidense por delante de Joe Kovacs y Ryan Whiting. El alemán David Storl fue el cuarto en unirse a los +21 metros. Sin embargo, en triple salto solo el ruso Lyukman Adams, el sorprendente ganador en Sopot, fue capaz de superar los 17 metros (17,10m) para ganar ahora también en la Diamond League, que volverá en dos semanas desde Eugene (EEUU), después de los Mundiales de Relevos.

@Ismael_Prz


Deja un Comentario