Antonio Rebollo – “Los Juegos que cambiaron mi vida”




Todos hemos visto aquella flecha volando por los aires y prendiendo el pebetero en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Barcelona ’92 pero quizás no todo el mundo sabe quien tensó ese arco y quien tuvo la puntería necesaria para lanzarla allí.
Antonio Rebollo, nacido en Madrid, es un arquero discapacitado (a los 8 meses de edad contrajo la polio lo que le afectó a sus dos piernas) que compitió en los Juegos paralímpicos de Nueva York en el ’84, en Seúl en el ‘88 y en Barcelona ’92 consiguiendo dos platas y un bronce además de ganar 9 veces el Campeonato de España y ser Campeón de Europa en el ‘89. Antonio Rebollo fue entrevistado por SomosOlimpicos para que nos contara la experiencia de Barcelona 1992 y celebrara de esta manera nuestro primer año de existencia. Con todos ustedes Antonio Rebollo, el arquero que encendió la llama olímpica en Barcelona 1992

rebolloSomosOlimpicos- Para empezar queríamos preguntarle como fue la preparación que tuvo que llevar a cabo para lanzar esa flecha en los Juegos de Barcelona, no se tiran flechas ardiendo todos los días ¿no?

Antonio Rebollo- El entrenamiento fue la continuidad del que hacía con el equipo nacional de RFETA en el CAR de Madrid, y el especifico, escenificar las posibles circunstancias que podrían darse en el estadio, el día de la inauguración, todo ello, con el entreno en el castillo de Monlluic.

SO- ¿A qué distancia estaba el pebetero?

AR- Aproximadamente a unos 90 metros.

SO- ¿Tenía alguna protección especial para no quemarse con el fuego?

AR- Ninguna, sufriendo por ello algunas pequeñas quemaduras sin gravedad.

SO- ¿Cuánto tiempo antes supo que era usted el que tenía que tirar esa flecha?

AR- Un par de horas, comunicándomelo el Sr. Basad.

SO- ¿Qué sintió cuando lanzó aquella flecha ¿nervios? ¿emoción?

AR- Una gran satisfacción, por el trabajo llevado a buen puerto, los nervios afloraron horas después por no saber qué hacer, o qué no hacer, en las horas siguientes.

SO- Debió de sentirse un privilegiado consiguiendo uno de los encendidos de pebetero más increíbles de la historia de los Juegos Olímpicos.

AR- Los privilegios los obtienen, quienes no se han dejado el pellejo. Yo, había demostrado con mis 25 años de logros continuados en el equipo Olímpico y Paralímpico.

SO- Sabemos que los deportistas tienen que hacer un esfuerzo y unos sacrificios dignos de mención, ¿Cuándo se planteó usted como objetivo ir a unos Juegos paralímpicos?

AR- Desde el primer día que supe que existían, pues mi preparación y enfoque fueron los JJOO.

SO- ¿Qué es lo más importante que tuvo que sacrificar a su parecer?

AR- Nunca pensé que fuera un sacrificio, para mí , el deporte era el aire que respiraba, es decir, mi vida.

SO- Como ya sabemos, no solo es conocido por esa flecha, sino que también fue un arquero de alto nivel y medallista paralímpico ¿Cómo vivió sus primeros juegos paralímpicos?

AR- Con gran responsabilidad, pues representaba a mi país y a mis compañeros deportistas, confiaron en mí y tenía que dar resultados.

SO- ¿Y su primera medalla? ¿Fue esperada o una sorpresa?

AR- Las medallas, simplemente son el resultado del esfuerzo del trabajo, por lo que se consiguen cuando has realizado bien el mismo.

SO- Cuéntenos un poco como es su vida después de tres medallas en Juegos paralímpicos y su famosa flecha. ¿Algo ha cambiado?

AR- La respuesta a tu pregunta llega algo tarde, han pasado 20 años, y después de los mismos, ha habido más desilusiones que alegrías, nada fue fácil, pero las cosas suceden por alguna razón, y hoy en día estoy liberado de todas las ataduras deportivas. Soy feliz con mi vida y mis circunstancias.

SO- ¿Cree usted que el hecho de participar en unos Juegos paralímpicos te cambia a nivel personal?

AR- En mi caso, para nada, en aquellos tiempos las ayudas eran inexistentes. Hoy, es probable que si, hemos conseguido que el Paralimpismo cree admiración en la sociedad, “existimos”.

SO- ¿Qué le diría a esos deportistas que están luchando por hacerse un hueco entre los mejores?

AR- Se lo diría a los dirigentes en general. Apoyo al deporte de discapacitados; a los deportistas, trabajo, trabajo y más trabajo.


Deja un Comentario